lunes, 5 de diciembre de 2011

El examen

En el examen de religión, el profesor había planteado una única pregunta a sus alumnos de entre trece y catorce años: “¿Quién es Dios?”. Sólo le faltaba por puntuar uno de los exámenes, el de contenido más sorprendente. Dudaba entre la nota de honor y la reprobación, no había término medio. Antes de tomar una decisión, se concedió una última lectura:

 “Cuando juego al fútbol, Dios es el balón; cuando veo una película, la pantalla es Dios; cuando leo un libro, Dios es la página; cuando me baño en la playa, las olas son Dios; cuando escucho un disco, Dios es la canción; cuando beso a una chica, los labios de ella son Dios; cuando me contemplo en el espejo, Dios soy yo.”

Al leer lo del beso a la chica, estuvo a punto de decidirse por el reprobatorio; pero, en ese momento, sintió una punzada en el corazón, que él muy devoto, atribuyó a un aviso del Todopoderoso, así que cogió el bolígrafo y escribió debajo del texto del examinado: “Cuando el profesor te pone una nota, Dios es el profesor”.

(Robo en descampado, es decir, Cortipegado, del blog "Cuentos a la luz de la luna" que encontraremos en el link: DIOS DA LA NOTA - Un cuento de Salvador Robles) 

1 comentario:

  1. ¡Jajjajajajajja! Ingenio del profesor al poder. Más que las notas, los comentarios tras la nota enseñan mucho más.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...