Mostrando las entradas con la etiqueta Beatles. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Beatles. Mostrar todas las entradas

jueves, 24 de abril de 2014

Cuando McCartney llegó a Lima

Ahora que se anuncia la llegada de Paul McCartney a mi país, decido saldar una deuda que tengo desde la primera vez que llegó por estos lares, y yo no pude ir al concierto que dio en Lima.
-          ¿Cómo, ingeniero? ¿No fue a ese concierto?
-          Tranquilo, que ahora voy a contar la historia…

Allá por el año 2011, yo estaba en una etapa algo rara en mi vida. El día en que se anunció su llegada yo estaba bastante descontento en mi trabajo, que ya no me presentaba los retos que en un tiempo me brindaba. Ese día, recuerdo, dio pie a un post bastante entusiasta que escribí en el momento en que me enteré de la noticia, prueba de las pocas ganas de trabajar que tenía por entonces. Si no compré mi entrada el primer día que salieron a la venta fue por precaución, ya que no tenía un sentido claro de mi permanencia en ese trabajo. Efectivamente, poco después busqué la primera excusa para renunciar. Esta excusa fue la oferta de alguien a quien había conocido en un proyecto, y que trabajaba en una importante empresa. El trabajo que me ofreció era en un proyecto fuera de la ciudad, en un sitio bastante remoto. Y había que partir a la obra justamente dos semanas antes del anunciado concierto, lo que me dejaba sin oportunidad para asistir. Mientras tanto, ya era bombardeado por la publicidad del concierto por televisión, por radio y por internet, que me enviaba todas las semanas un recordatorio para comprar entradas online y con tarjeta de crédito.

Me hice la pregunta, sí, me hice la pregunta, de si sería mejor dejar la oportunidad de trabajo y asistir al concierto, o portarme como persona decente y aceptar el trabajo. Ansioso por la cercanía de la fecha, me atreví a preguntar en plena entrevista de trabajo si es que me dejarían permiso para bajar a Lima antes de lo previsto para poder ir al concierto. Dentro de todas las tonterías que he dicho en una entrevista de trabajo, esta es sin duda la más arriesgada y la más tonta. Lo más sorprendente es que obtuve una respuesta del afirmativa: “Si, podemos arreglarlo, es cuestión de organizar tus horarios de descanso”. Después del tiempo, solo me queda pensar en que me necesitaban con muchas ganas en ese trabajo como para permitirme esa trasgresión. Quedamos en que se presentaría mi hoja de vida a la empresa dueña del proyecto, para su aprobación. Pura formalidad, según me dijo el responsable del proyecto al que sería asignado, y en dos días ya estaría viajando a la obra. El hecho es que dicha aprobación tardaba en llegar. Yo llamaba casi todos los días para preguntar si ya se había aprobado la hoja de vida y tenía luz verde para viajar a obra.

Así estuve hasta unos tres días antes del concierto. Yo pasaba el tiempo en mi casa, esperando. En el interín me había contactado con algunos amigos, quienes me decían que no podían ir al concierto por razones de trabajo o por el elevado costo de la entrada, que para entonces ya había agotado las entradas de las tribunas populares. Llegado este momento había que tomar una decisión: Dejar de esperar la respuesta del trabajo e ir corriendo a comprar una entrada o aceptar que el trabajo no se daría finalmente, aceptar que estaba en realidad desempleado y dejar de pensar en esos gastos hasta que tuviera nuevamente un ingreso fijo. Ninguna de las dos posibilidades me gustaba, estaba en el circulo vicioso del trabajo, que nos quita el tiempo para divertirnos a cambio de dinero que no tenemos tiempo para usar en divertirnos.
Reconozco que un fanático abandona todo para ir a un concierto que probablemente ocurrirá una vez en la vida, pero mi sentido común pudo más. Veía en televisión las escenas de Paul McCartney llegando a su hotel y saludando al público que lo espera, paseando en bicicleta por las calles aledañas al hotel en donde está alojado, la gente haciendo cola desde tempranas horas el día del concierto, muchos de ellos disfrazados o portando una pancarta para lucir en la noche. Y yo estaba en mi casa, sin entrada, que ya se había agotado, sin trabajo, y con solamente una camiseta de Ringo Starr, que es lo más que tenía en caso de haber podido ir al concierto.

Mis previsiones demostraron al final ser inútiles. Dos días después del concierto me notificaron que al final mi hoja de vida no había sido aceptada por el cliente, lo que me confirmaba en las filas de los desempleados.
Tiempo después, varios amigos me comentaron cómo había sido el concierto, y cómo se habían llenado las expectativas de todos los asistentes al concierto. Incluso me llegaron a prestar las grabaciones tomadas esa noche, para que pueda ver por mí  mismo, aunque sea en un pálido reflejo lo que fue esa noche. De todo eso me quedó la firme intención de no volver a dejar pasar una oportunidad semejante, pensando incluso en el caso de que McCartney volviera a Sudamérica sin pasar por mi país, conseguir un pasaje aéreo para hacer turismo musical.

Y la oportunidad se ha presentado nuevamente. Se ha anunciado un nuevo concierto en Lima dentro de pocos días, al cual ya he arreglado mis descansos para poder asistir. Esta vez el Tonto de la Colina original y su versión local compartirán un mismo espacio. Se cumplirá el destino.


miércoles, 24 de julio de 2013

La última sesión de los Beatles



Es el 3 de enero de 1970. Los Beatles han sido citados para una sesión de grabación. Días antes han recibido una comunicación de la productora del film “Let It Be”. Las cintas grabadas en Twickenham de la canción “I Me Mine” no se escuchan bien, y deben mejorarse para poder editar el disco. En realidad, arreglar todas las tomas grabadas para la película ha sido una pesadilla, ha costado mucho trabajo y todo el talento de Phil Spector para obtener un sonido aceptable. La canción es parte de varias escenas y debe mejorarse para su inclusión en el disco. Hay que grabar nuevamente algunas tomas y coros.
Poco antes del mediodía, George Harrison llega a los estudios de grabación en Abbey Road. Poco después llega Paul McCartney, y después, Ringo Starr. Aunque John Lennon ya ha dicho que deja el grupo y está en Dinamarca, en viaje de vacaciones, tal vez aún pueda aparecer en el estudio con Yoko, como siempre, llegando tarde a las grabaciones.

Con la llegada de Ringo se decide al fin empezar el trabajo en el estudio. La conversación previa ha sido casi convencional. Los tres no se han visto desde hace tiempo, pero la amistad se mantiene a pesar de todo. Cada uno tiene ya otras actividades. Ringo aún piensa que puede hacer una carrera en el cine y George se siente ahora más cómodo tocando con otros amigos. Solo Paul cree todavía que los Beatles pueden tener algún futuro.

Sin embargo la actitud es otra, muy diferente a la de los primeros años, cuando cada sesión de grabación era una aventura. Ahora, sin que nadie se haya dado cuenta de cómo sucedió, se ha convertido en un trabajo, con horarios y obligaciones. Es por eso que John está de vacaciones, alejado de la presión de ser los Beatles. Por las mismas tensiones que han hecho del grupo un trabajo casi de oficina, nadie ha traído a su esposa. George y Ringo tienen problemas en sus matrimonios, así que esta vez los Beatles están solos, como al principio.

Primero deben escuchar las grabaciones previas de la canción. Ha pasado casi un año desde que hicieron las primeras tomas, y en ese año han pasado muchas cosas. Han podido grabar todo un disco completo, y la canción sigue esperando ser regrabada. Se decide empezar con las armonías y los coros. George, quien ha compuesto la canción, es quien dirige al grupo, indicando cómo debe sonar la canción. Paul McCartney intenta dar algunas ideas que son rechazadas sistemáticamente por George. No es difícil notar el distanciamiento entre ambos.  Se hacen algunas tomas de guitarra con George y Paul en el bajo. Tal vez es mejor que John no haya venido, hay menos tensión en el estudio. John ya no se interesa por la música de los Beatles, y menos si es de George, a quien menosprecia como compositor, y a quien no perdona haber obtenido los primeros singles del disco “Abbey Road”.

Las siguientes tomas son de los coros de la canción. Los tres Beatles están juntos para grabar las armonías. Por unos minutos vuelve la magia de los Beatles haciendo lo que mejor saben hacer. Tras dieciséis tomas, la canción está completa. Se debía además completas algunas voces para la canción “Let it Be”, pero se deja para el siguiente día. Ya nadie quiere pasar más tiempo en el estudio.

La sesión del día siguiente es mucho más corta. Se hacen unas pocas tomas de las voces para integrarlas en el dubbing. Esta vez no hay instrumentos, se trata solo de completar una canción. Al terminar, todos se despiden casualmente. Ni Paul, ni George, ni Ringo piensan que esta es la última vez que los Beatles están en un estudio. Así termina todo. Los Beatles no volverán a reunirse. 

sábado, 2 de marzo de 2013

Frases muy Beatles



Hoy me toca compartir con mis lectores algo de la sabiduría de los Beatles, con frases extraídas de sus canciones, convenientemente traducidas por mí:

En cualquier momento, todo lo que necesitas hacer es llamar, y estaré allí.
Si el sol se oculta para ti, yo trataré de hacerlo brillar.
(Any time at all)

Cuando era mucho más joven, nunca necesité la ayuda de nadie.
Pero ahora esos días se han ido, no me siento tan seguro,
Encuentro que he cambiado de opinión y he abierto las puertas.
(Help!)

Ayer, el amor parecía un juego tan fácil,
Ahora necesito un lugar dónde ocultarme.
Ahora creo en el ayer.
(Yesterday)

No tiene una opinión,
No sabe hacia dónde va,
¿No se parece un poco a ti y a mí?
(Nowhere man)

El amor tiene la mala costumbre de desaparecer en una noche.
(I’m looking through you)

Si acaso necesitara a alguien,
Tú serías la primera en quien pensaría.
(If I needed someone)

La vida es tan corta, y no puedes comprar otra.
(Love you to)

Amarla es necesitarla en todo lugar,
Saber que amar es compartir.
(Here, there and everywhere)

Necesito reír, y cuando el sol está en lo alto
Tengo algo de qué reír.
(Good day sunshine)

Estoy tomando un tiempo para varias cosas
Que no eran importantes ayer.
(Fixing a hole)

Vivir es fácil con los ojos cerrados.
(Strawberry fields forever)

El sol está arriba, el cielo es azul,
Es hermoso, igual que tú.
(Dear Prudence)

El mundo es un pastel de cumpleaños,
Entonces toma un pedazo, pero no demasiado.
(It’s all too much)

Aun cuando la noche es tenebrosa
Hay todavía una luz que brilla sobre mí.
(Let it be)

domingo, 10 de febrero de 2013

El misterio inglés


Dentro de las habilidades que tengo, es decir de esas habilidades que me permiten progresar en mi trabajo, no las habilidades tontas que comentaba en un post anterior, está la de saber inglés y un poco de alemán.  Al menos puedo hablar el suficiente inglés como para poder expresarme sin hacer el ridículo ante los extranjeros con los que tengo contacto de vez en cuando. El alemán lo tengo bastante olvidado y apenas puedo mantener una conversación básica con alguien bastante comprensivo. Pero este no es realmente el problema. El problema es cuando las demás personas al verme hablando o haciendo una traducción de un documento me preguntan dónde es que aprendí inglés.

El caso es que nunca puedo dar una respuesta convincente a esta pregunta aparentemente tan simple. Y como tengo la manía de convertir las explicaciones en una historia, aquí va la historia para esta explicación:
Desde los tiempos en que era apenas un tontito de menos de un metro de altura, tuve la predisposición a imitar, cualidad que conservo hasta el día de hoy como una característica de la que me tengo que cuidar, como explicaré más adelante. El caso es que tenía facilidad para la imitación, y eso me ayudó cuando me dieron las primeras clases de inglés en el jardín de niños. Las maestras se sorprendían de lo rápido que aprendía y de lo bueno de mi pronunciación. Pero en mi país el idioma inglés no se puede aprender bien en una escuela pública, en donde es un curso más que se pasa sin que la gente realmente aprenda. Que levante la mano el que ha aprendido en la escuela un inglés que permita pasar del “this is a pencil” o el “good morning, teacher”.

Lo que me salvó de la ignorancia completa del idioma inglés fue el descubrimiento de la música, y más específicamente, de los Beatles. Este descubrimiento  considero hasta hoy que fue uno de los más importantes de mi vida, pues me condujo a la afición por la buena música, y al interés por conocer qué es lo que decían las letras de las canciones. Así sin darme cuenta, empecé a leer los títulos de las canciones, que normalmente tenían las traducciones entre paréntesis. Esas fueron en realidad mis primeras lecciones de inglés. 
Conforme pasó el tiempo, y el tiempo en la escuela parece eterno, pude pasar, con mucha suerte a un colegio alemán. Allí realmente los profesores se preocupaban por que uno aprenda otro idioma, así que pude alcanzar en mis mejores épocas un dominio del alemán más que mediano. Y allí también seguí cursos de inglés a los que en realidad no puse demasiado empeño, gracias a una convicción insensata de que lo aprendería tarde o temprano, y gracias también a una compañera de carpeta que se esmeraba en que no perdiera el tiempo atendiendo al profesor en vez de disfrutar de su conversación interminable.
Mi gusto por la música me llevó a otros grupos y también a leer los cancioneros que contenían las letras de las canciones de moda y las canciones de los Beatles también. Mi conocimiento del inglés entonces se basaba en reciclar frases en inglés sacadas de los títulos de esas canciones, y e menor medida, de las letras que encontraba traducidas. Como dije, tengo esa predisposición genética a la imitación. Allí empezó la leyenda de que yo había estudiado inglés en un instituto británico, (gracias a lo británico de mi pronunciación) y que realmente podía mantener una conversación fluida. La gente simplemente se negaba a creer que mis maestros en realidad eran John Lennon y Paul McCartney.
Ya en la universidad, completé un vocabulario básico gracias a los innumerables libros en inglés que tuve que leer para progresar en los estudios. Adquirí cierta reputación en la traducción de textos técnicos en ese tiempo. La leyenda de mi dominio del idioma inglés creció, merced a las demostraciones de lectura de textos que hacía, y que sonaban absolutamente creíbles a los oídos de las personas que solamente hablaban castellano.

En el primer trabajo que tuve al salir de la universidad vino la prueba de fuego. Un vendedor de algunos equipos que se instalaban en la planta donde yo estaba trabajando perdió de vista al mexicano que le servía de traductor justo cuando alguien le hacía unas difíciles consultas, y todo el grupo de técnicos empezó a llamar a alguien que supiera inglés. Con más atrevimiento que convicción, creyéndome mi propia leyenda, hice el intento. Grande fue mi sorpresa cuando pude sortear la dificultad sin demasiados problemas, haciendo mi primer trabajo de intérprete. Por supuesto, nadie me felicitó, ya que todo el mundo “sabía” que yo hablaba inglés.

Desde entonces he podido comunicarme con buena fluidez con muchos extranjeros, he hecho varios trabajos de interpretación y traducción, y la leyenda ha crecido también. La gente cree que yo soy un verdadero políglota que habla varios idiomas. El único problema es cuando me preguntan en dónde aprendí, me preguntan por la calidad de tal o cual instituto de inglés y hasta me han ofrecido dar clases. Nadie es capaz de creerme cuando les digo que jamás he pisado una clase de inglés y que puedo hablar gracias a muchas canciones de los Beatles, varios libros, una rara predisposición genética y un temerario atrevimiento.

jueves, 31 de enero de 2013

The fool on the hill



Ya no me acuerdo cuándo fue exactamente. Me acuerdo de una tarde fría de primavera, tal vez verano, queríamos el punto más alto de Londres para ver el atardecer. Estábamos los que éramos en ese entonces, desconocidos y conocidos que una ciudad pone juntos y revueltos para pasar días para sobrevivir a la distancia y a la soledad. Había sido una tarde loca y la colina era lejos, muy lejos. O así me pareció. Nos montamos en cuanto tren pudimos y desde allí con el viento en la cara el tiempo pasó despacio mientras las nubes iban lentamente cambiando su forma y sus colores y la ciudad abajo iba prendiendo lucecitas una a una como en un juego, para ayudar a la oscuridad a ver mejor. En el mismo lugar muchos años antes, en la misma colina, estaba Paul, según cuenta la leyenda y mientras buscaba a su perra Martha, vio un hombre de traje, solo un momento o un Augenblick como dicen en alemán, cruzaron un saludo, pero después el extraño hombre desapareció. 

Dice la leyenda que en esa colina, Primrose Hill, nace la canción que Paul escribió después, The Fool on the hill y que yo en mis días de invierno temprano he descubierto mientras observo el gris de las nubes que cambia mostrando una increible variedad de grises nunca antes vista ...Sees the sungoing down , And the eyes in his head, See the world spinning around.. . Y miro las nubes, como las miré ese día y pienso en el mundo como el The fool, y veo la luz del sol que se mueve rápido en mi cuarto, las nubes corren rápido una detrás de otra y no despacio como esa tarde de esa primavera y quién sabe si cómo Paul ese día las vió. The fool parece ser el extraño señor de Primrose Hill, donde una vez yo estuve viendo el atardecer, después de caminar esa Londres que como un espejismo se esfuma apenas uno la quiere tocar. 

Y mientras The Fool suena como un mantra, mi mente va lejos en la memoria, al olor de la madera del techo, al sonido del disco en el tocadiscos, a la voz gruesa de mi padre, a las tardes de domingo y mucho sol.

Este es otro post sacado de otra fuente, esta vez desde http://www.anamariavallejo.com/2012/11/the-fool-on-hill.html, y como se trata del tema principal de este blog, lo reproduzco aquí.

domingo, 2 de septiembre de 2012

Frases twitteables 14



  • Una vez, alguien con mucha fe logró mover una montaña hasta arrojarla al mar. Ahora tengo una casa de playa. 
  • Oprimí el botón de “Help” y empezó una canción de los Beatles. 
  • A veces soy el “nowhere man”, otras veces soy el “now here man” 
  • ¿Alguien me regala un poco de autoridad moral?
  • Contigo sería un mal albañil, porque cuando te vas, techo de menos. 
  • Quise componer una canción para ti, pero me dejaste solo de guitarra. 
  • Hay días en que todo se te viene encima. Y todo porque Mahoma no pudo ir ese día a la montaña. 
  • Mi vida es tan complicada que mi psicoanalista está buscando ayuda profesional. 
  • El peor castigo en el infierno es una sala con una ventana desde donde se ve el cielo. 
  • … Y esta ruptura amorosa es auspiciada por su cerveza favorita… 
  • Lo que es yo, la venganza la dejo para el postre, porque es dulce y se sirve fría. 
  • ¿Por qué cada vez que se me ocurre una frase genial, resulta que un tonto muerto hace siglos ya la dijo antes? 
  • En la reunión de twitteros anónimos, nadie podía pronunciar más de una frase seguida. 
  • En la convención de twitteros, el discurso principal solo tenía 140 caracteres. 
  • Tengo varias personalidades, sólo por si alguien me pide una segunda opinión. 
  • El único modo infalible de predecir el futuro es esperar a que las cosas pasen y luego decir “¡Yo lo dije!”.
  • Mujer busca carpintero para entablar una relación.

sábado, 28 de julio de 2012

De los usos de los Beatles


Los que conocemos la música de los Beatles, sabemos de sus múltiples usos. Y aquellos que tenemos la colección completa, podemos hacer uso de ella en variadas formas. Para los que no conocen más allá de “Yesterday” y “Hey Jude”, o para los que creen que su música solo sirve para ser escuchada, hoy brindamos el servicio al público dando a conocer las formas en que los Beatles pueden ser útiles en nuestras actividades diarias:

Como desinfectante: Después de un fin de semana agitado, lleno de música de reggaetón y bachata, los oídos quedan embrutecidos. En estos casos, los Beatles son una excelente manera de desinfectar los oídos y regresarlos a la pureza musical, dejándolos listos para otra dosis de la música fiestera de hoy, la que esperamos que ya no demore demasiado en desaparecer.

Como apantallador: Conocer gran cantidad de canciones de los Beatles asegura el respeto musical de las personas circundantes. Pero siendo los Beatles tan populares, siempre se encontrará a alguien que también diga que también conoce todas las canciones. En este caso se debe recurrir a frases diferenciadoras tales como “Mi Beatle favorito es George Harrison”, o “También prefiero la carrera solista de John Lennon”. Esto mantiene la efectividad del apantallamiento.

Como derretidor: Es conocido el efecto ablandante que ejercen canciones como “Yesterday” o “Michelle” sobre el sexo femenino. Su uso adecuado abre las puertas de los corazones más reacios. El efecto se realza si el beatlemaniaco puede cantar con propiedad alguna de estas canciones. Pero si el sujeto en mención no sabe inglés o tiene una voz de esas que espantan a los perros, mejor no lo intente, pues causará el efecto contrario.

Como argumento: Conocer la letra de las canciones de los Beatles asegura una colección de frases que pueden ser intercaladas en cualquier conversación, dando a los presentes la impresión de una persona ilustrada y de convencimiento. Para nosotros los hispanohablantes este uso es aún más efectivo, ya que la mayoría de las personas no conoce la traducción de las letras de las canciones. Frases como “Todo lo que necesitas es amor” o “La vida es aquello que te pasa mientras estás ocupado haciendo otros planes” aseguran el éxito en cualquier conversación.

Como teacher: Seguir las letras de los Beatles mientras se escucha su música es la mejor manera de aprender inglés. La claridad en la pronunciación en las canciones de los Beatles es una gran ayuda cuando se quiere aprender de una manera divertida. Por el contrario, tratar de aprender inglés con Eminem o 50 Cent asegura una nota desaprobatoria en los cursos de inglés.

Como levantador de rating: Para los que tenemos un blog, de vez en cuando vemos que nuestra popularidad empieza a decaer y ya no recibimos tantas visitas como antes. En estos casos, escribir un post sobre los Beatles siempre nos trae sangre nueva a la lista de visitas que buscan en Google como la palabra “Beatles”.

Con esto esperamos haber cumplido con nuestra misión educativa sobre los Beatles, demostrando que aún faltan cosas por descubrir para el común de la gente sobre este nuestro grupo favorito. De nada.

martes, 8 de mayo de 2012

Una canción

Hay cosas que el mundo va perdiendo. Veo con pena que pronto tendré que contarle a la gente cómo era la experiencia de comprar discos. La piratería y las descargas por internet han matado ya el romanticismo de recorrer las estanterías de discos ordenadas (no siempre con justicia) por géneros musicales. Existe cada vez menos el placer de encontrar una rareza, un disco escondido, una versión previamente desconocida o simplemente la aventura de probar escuchar un disco de alguien a quien no conoces solamente impulsado por la portada.

Aunque los últimos tiempos también han traído, y por las mismas causas señaladas anteriormente, el encuentro en las tiendas de discos de gente conocedora de música, lo que convierte la experiencia en algo educativo, como lo es la visita a una antigua librería. El comprador primerizo encuentra, además del vendedor, a compradores dispuestos a ayudar recomendando discos, ediciones y artistas. Algunas veces he sido yo quien ejerció de cicerone para el visitante casual.
Pero este mundo va desapareciendo poco a poco. Y así perdemos historias como esta, que ocurrió en una tienda de discos que hoy ya no existe:

Cuando hacía yo una minuciosa revisión de la sección de rock clásico, me di cuenta de la presencia de un señor de mediana edad que con cierta vergüenza se queda parado mientras el vendedor atiende a una señora que compraba un disco de boleros. La expresión del señor captó mi atención y dejé suspenso en mis manos el disco de Janis Joplin que pensaba revisar.
- Señor, estoy buscando una canción, pero no recuerdo bien como se llama…
- ¿Sabe el nombre del cantante?
- No, no lo recuerdo…
- ¿Cómo era la canción?
- No lo sé… solo me acuerdo empezaba con unas flautas…
- Debe ser un disco de Zamfir, vea estos…
- No lo sé… no parece...

Hasta aquí la conversación captó mi atención. Era evidente que buscaba una canción que significaba algo para él. Me puse a revisar en mi archivo mental tratando de recordar todas las canciones que empezaran con una flauta, pasando mentalmente por los conjuntos folklóricos hasta Jethro Tull y algún que otro bolero cubano. El vendedor, mientras tanto, trataba de obtener más datos que le permitieran ubicar la canción buscada.
- ¿Es una canción nueva?
- No, es una que estoy buscando hace tiempo, es una canción lenta…
- ¿Puede tararearla al menos?
- Es que hace años que no la escucho ¿No sabe cuál podrá ser?

Yo ya estaba pensando la canción que pudiera cumplir con los requisitos, pero el vendedor fue más rápido que yo y sacó un CD que el señor miró con extrañeza, incapaz de creer que en esa colorida portada estuviera la canción que buscaba. Sin embargo aceptó escucharla a través de los audífonos. Al verlo escuchar la canción me convencí de que había al fin encontrado lo que buscaba.
Aunque no podía escucharla, yo pude seguir perfectamente la canción con el movimiento de su cuerpo al compás y la pobre vocalización con la que el señor acompañaba silenciosamente las notas. Pero lo que dejaba fuera de toda duda el hallazgo eran las dos lágrimas que aparecieron de sus ojos, que fueron reemplazadas inmediatamente cuando las intentó despejar con la mano. Aunque yo no podía escuchar la canción a causa de los audífonos que el señor llevaba puestos, estoy seguro que la escuchó completamente, con una expresión que dejaba adivinar la recuperación de una historia a la que la canción había servido de tema musical. Se quitó los audífonos, y algo más repuesto, estrechó con una mano temblorosa la del vendedor.
- Gracias, señor. Muchas Gracias.

Se retiró de la tienda sin comprar el disco y sin decir otra cosa, pero con los efectos indudables de haber recuperado una historia olvidada o sepultada por mucho tiempo. No me atreví a preguntar nada, porque no había nada que preguntar. Solo ver al señor alejarse con su canción en la mente y una historia secreta de vuelta a su vida.
Aunque me llevé el disco de Janis Joplin, contrariamente a mi costumbre, no lo puse inmediatamente en el reproductor al llegar a mi casa. En su lugar puse la canción que había reconocido en la tienda, y que yo ya tenía desde antes. Al escucharla, durante los escasos tres minutos de la canción, una lágrima también empezó a correr sobre mi mejilla.

martes, 10 de enero de 2012

Pronto, la máquina del tiempo

Después de mucho estudiar los incontables teoremas de la física de los cuerpos infinitos y de meditar sobre la flexibilidad del tiempo y el espacio, completando los acertijos que plantea la teoría de la relatividad, he logrado al fin completar la máquina del tiempo.

Las pruebas hasta el momento han sido satisfactorias. Hemos logrado el éxito al transportar un plato de camarones al pasado, para evitar que se eche a perder antes de la recepción a nuestro financista. Hemos desarrollado también tres modelos de máquina del tiempo. La versión Silver tiene un rango sólo hasta 2 siglos hacia atrás. La versión Premium ofrece un rango de 2000 años hacia atrás y 20 años hacia adelante. Varios integrantes del focus group que probaron esta versión salieron decepcionados en las pruebas, ya que querían viajar a los años en que Jesús predicaba, sin caer en la cuenta que pocas etapas de la historia hay tan aburridas como el año 33 d.c. en el Perú. Por esta razón, el modelo Platinum ofrece además la opción de desplazamiento en el espacio y traducción automática de lenguas muertas, para aquellos a los que se les dificulta el arameo antiguo.

Ya estamos organizando la estrategia de ventas, con el slogan “No esperes que lleguen tiempos mejores, viaja hacia ellos”. Como estrategia de mercado, y mientras se termina de implementar nuestra planta de producción, estamos ofreciendo paquetes selectos de viajes en el tiempo.
Tenemos el paquete de turismo temporal “Luna de Miel”, orientado a enamorados. Consiste en un viaje a 15000 años atrás a las costas del Perú. No hay playa más exclusiva que esta. Literalmente no encontrará a nadie y tendrá toda la costa de un continente a su disposición. Para los más aventureros, tenemos el paquete “Todo tiempo pasado fue más violento” con viajes a épocas de guerras y violencia. Incluso nos hemos tomado la libertad de tomar algunas épocas aburridas de la historia e intervenir para hacerlas más movidas. Esto sí es turismo de aventura, y no lo que ofrecen otros.
Para los ejecutivos, tenemos un paquete de viajes de negocios diseñado especialmente para aquellos que gustan de hacer negocios. Se trata de viajes a aquellas épocas en que todo estaba más barato. Las pruebas indican que sobre todo las señoras se emocionan hasta las lágrimas al viajar al tiempo en que el kilo de naranjas estaba a 10 centavos.
Tenemos también paquetes de turismo musical hacia los años 60 para escuchar a The Doors, Jimi Hendrix y otros. Este paquete ha tenido tanto éxito que hemos determinado que el concierto de Los Beatles en el Shea Stadium en el 66 fue un fracaso, y que en realidad la mayoría de los asistentes eran en realidad viajeros en el tiempo.
 Por último, tenemos el paquete de celebridades donde podrá conocer a personajes famosos. Nuestro focus group ha regresado del viaje de prueba muy contento, después de tomarse fotos con Pachacutec y obtener autógrafos de Jack el Destripador.

Desgraciadamente, nuestro plan de comercialización ha sufrido un severo retraso. Un representante de un conglomerado multinacional logró infiltrarse en nuestro laboratorio de desarrollo, y pudo viajar en el tiempo para evitar que podamos inventar la máquina. Como consecuencia, hemos perdido toda nuestra información e incluso ha evitado que se nos ocurran las ideas que nos permitieron fabricar la máquina. Al llevarse los planos las fuerzas malignas han logrado construir otra máquina en un lugar secreto y no la piensan comercializar para evitar que otro haga lo mismo que ellos.
Sabemos que han alterado la historia para apropiarse de otros inventos como la impresora láser, los discos compactos y el control remoto. No obstante, seguimos con nuestro plan para reconstruir la máquina del tiempo, guardando la información con claves que no se nos ocurren todavía, y que podremos recuperar cuando la máquina funcione.

 Mientras tanto, deje pasar el tiempo, que después lo podrá recuperar.

lunes, 8 de agosto de 2011

Canciones de Paul McCartney que tal vez no hayas escuchado

Dentro de la enorme cantidad de canciones de Paul McCartney, hay bastante tema para hacer una selección. Es que en 40 años de carrera solista y una treintena de discos publicados parece tarea imposible hacer una compilación que incluya todas las buenas canciones que ha editado. Por esta razón me animo hoy a hacer un pequeño listado de canciones que normalmente no se encuentran en compilaciones y selecciones normales. Son canciones que a mí me gustan mucho pero que no son tan conocidas, es decir, si le pides a un amigo tuyo que te pase las una selección de McCartney, probablemente las omita. Descubro ahora que este será un post de culturización musical para los que buscan música buena pero más escondidita.

Not Such a Bad Boy: Una de de las dos canciones originales parte de la banda sonora de la película “Give My Regards to Broad Street”. Con la participación de Ringo Starr, quien también actúa en la película.


Magneto and Titanium Man: En el disco “Venus and Mars” está esta canción bastante divertida que recrea una historia de superhéroes y villanos de la Marvel.
http://youtu.be/BVRsJ9iSLi4

Somebody Who Cares: Esta canción es del disco “Tug of War” de 1982. Una de esas baladas acústicas que le salen muy bien a Macca.
http://youtu.be/j4gQqpUMotU

Old Siam, Sir: Y para los que prefieren al Paul rockeando, esta es una canción del disco “Back to the Egg”, donde demuestra que cuando se decide a hacer un rock duro, le gana a casi todos.
http://youtu.be/mC-kt8qBIWk

Nineteen hundred eighty five: Dentro de las canciones menos conocidas de McCartney, esta es la más conocida. Forma parte del disco “Band On The Run” y es parte actualmente del setlist de sus conciertos. También la tocó en Lima durante su concierto.
http://youtu.be/H-Q2ulGWun4

Beware my Love: Esta canción del ’76 se encuentra en “Wings at the Speed of Sound”, pero se escucha mucho mejor en el disco en vivo “Wings Over America”.


I Am your Singer: Esta es una balada bastante vocal, con la voz y los coros de Linda.
http://youtu.be/WCUGdeGn5AE

Average Person: Del disco “Pipes of Peace” llega esta canción bastante movidita, divertida con un estilo muy McCartney.
http://youtu.be/IExOI120iUM

Used to be Bad: El disco “Flaming Pie” contiene varias colaboraciones. En esta canción, Paul se une a Steve Miller en una canción que merecía haber salido en un single.
http://youtu.be/LOFk-lgJ14I

Biker like and Icon: Otra canción que suena mucho mejor en vivo, y que se puede escuchar en el disco “Paul is Live”. La versión original está en “Off the Ground” del año 1993.
http://youtu.be/YYwLCquVONU

miércoles, 22 de junio de 2011

Una de John Lennon

Nigel, perrito bonito

Guau, Guau, ahí va, alegre se ve
Nuestro peludo amiguito
Guau, Guau, al brillo del farol
Guaguando en la esquina
Lindo perrito, buen chico,
Menea la cola y ruega,
Listo Nigel, salta de alegría
Porque te pondremos a dormir a las tres, Nigel.





(de In His Own Write - La traducción es mía)

Epílogo que quiere ser aclaración: Este post lo escribo para retomar el tema de los Beatles en este blog que no tocaba desde hace algún tiempo. La historia de la visita de Paul McCartney a Lima y la cadena de acontecimientos que me impidieron estar presente en el concierto que dio en nuestra ciudad es una tan surrealista como cualquiera de las que invento para este blog. Ahora que toda esa historia ha terminado, no sé todavía si la escribiré para publicarla, pues me hará quedar a ojos ajenos como digno merecedor del seudónimo que utilizo. A estar atentos, pues, ya que cualquier día doy esa sorpresa a los cuantos lectores de mi blog.

sábado, 9 de abril de 2011

Como un Beatle

Como Lennon en el ‘65, buscaré una forma de pedir ayuda.
Como Ringo durante el Album Blanco, me parece que ya no soy parte de todo esto, y no sé por qué.
Como Harrison durante Let It Be, lo que hago ya no me entusiasma tanto como antes.
Como los televidentes viendo Magical Mistery Tour, no tengo la menor idea de lo que está pasando.
Como Paul en el ‘69, tengo que explicarles a mis amigos que no estoy muerto.
Como Los Beatles en USA, no sé cuánto más durará todo esto.
Como John, Paul, George y Ringo, subiré a la azotea para hacer un último intento.
Como un Beatle, me siento como un tonto en la colina.

jueves, 24 de marzo de 2011

McCartney por fin en Lima



¡¡¡¡¡PRIMICIA!!!!

Hoy se ha confirmado la noticia que he estado esperando desde hace tiempo. Paul McCartney estará en Lima en 9 de Mayo en Lima, para ofrecer un concierto en Estadio Monumental de Ate.
Desde este momento advierto a los lectores que este blog se convierte ad honorem, en auspiciador inoficial de este concierto.

Aquí la noticia original, tomada de la página web del diario "El Comercio"

domingo, 10 de octubre de 2010

Hoy pude haber escrito sobre…


Hoy que al fin tengo algo de tiempo libre, pude haber escrito sobre nuestro último Premio Nobel, y cómo todos hablan de tal acontecimiento, sobre cómo muchos hablan de la justicia hecha a nuestro más notable escritor, y que esto y que lo otro, sin haber leído ninguno de sus libros, y apenas recordando lo que vieron en alguna de las películas basadas en sus libros.

Pude haber escrito algo sobre John Lennon, que hubiera cumplido otro cumpleaños ayer, de lo que hemos hecho con el mundo en su ausencia, y de cómo de alguna manera, nos hemos quedado sin voz desde entonces.

Pude haber escrito sobre las cosas que me han pasado esta semana, y que dan tema no para una, sino para muchas entradas, ya que he tenido, como si fuera un festival de cine, historias introspectivas, surrealistas, aparatosas, taquilleras y personalistas.

Pude haber escrito sobre la locura en que se ha vuelto mi calle desde hace un tiempo, a causa de las obras que realizan al mismo tiempo el alcalde de la ciudad y la obra gubernamental más aparatosa, en busca de los votos que le faltan para la próxima elección.

Pude, incluso, escribir sobre la curiosa casualidad de que este post se publicó el dia 10 del mes 10 del año 10, a las 10, y sobre las consecuencias numéricas y astrológicas de semejante coincidencia.

Pude haber escrito, en fin, sobre tantas cosas, que al final me quedé sin escribir sobre nada.

sábado, 18 de septiembre de 2010

Las peores canciones de los Beatles


Como parte de la terapia de superación de la intoxicación de Beatles, el médico me ha recomendado hacer varios ejercicios de desintoxicación, con resultados varios hasta el momento.
Primero me dijo que haga una lista de las 10 cosas que no me gustan de los Beatles. Fracaso rotundo, pues la lista se compuso de la frase “No me gusta que se hayan separado” repetida diez veces. Ante la insistencia, me vi obligado a colocar otro ítem a la lista: “La carrera solista de Ringo Starr”. Y eso fue lo más que se pudo conseguir.

El siguiente ejercicio fue romper en su presencia un disco de los Beatles. Otro fracaso, pues lo que hice fue llevarle un disco pirata (que se escuchaba terrible, dicho sea de paso) y romperlo. El pobre médico, definitivamente no sabe mucho de los Fab Four, lo que me hizo pensar que pude haber salido del paso llevándole un disco de Oasis.

El siguiente, y hasta ahora último ejercicio, es hacer una lista de las peores canciones de los Beatles. Este ejercicio sí que vale la pena, y me permite marcar distancia de aquellos fanáticos que no conciben una canción mala de sus ídolos. Pues sí, a mí no me gustan algunas de las canciones, y pude por fin entregar un informe completo con referencias bibliográficas, análisis de estructura musical, instrumentación; y comparaciones cronológicas. Por último, incluí un análisis detallado de las circunstancias de la composición y grabación de dichas canciones. Como anexo, entregué una lista cronológica de los covers de cada una de las canciones, con su respectiva calificación. En fin, que el trabajo me resultó muy bonito, aunque mi médico opine que representa muy poco avance en mi adicción. De todas maneras me parece una muy buena aportación a este blog. Aquí va la lista:

Revolution 9: Esta es, entre las canciones malas de los Beatles, la más conocida. Un experimento de John Lennon, basado en la música concreta de Stockhausen, además de las sesiones de LSD de la época del Album Blanco. Un intento de dar un paso más allá de “Tomorrow Never Knows” o la nunca publicada “Carnival of Lights”, resultó en una sucesión de sonidos al parecer sin sentido, y un misterioso “number nine” que se repite a lo largo de la canción. Se sabe que a Paul McCartney no le gustaba este track, lo que ya nos dice algo de su calidad musical. A los defensores de esta canción les aconsejo que traten de sacarla en la guitarra y me avisen del resultado.

Within You, Without You: Segundo intento de George Harrison de hacer música hindú, y el menos logrado de todos. El problema con Harrison es que nunca logró tocar la cítara como un hindú y tampoco intentó que sonara como un instrumento occidental. ¿El resultado? Hasta ahora no lo sé.

It´s All Too Much: Otra de las canciones de George Harrison que simplemente no cuadra. La historia dice que para el proyecto de la película “Yellow Submarine” los productores le pidieron canciones nuevas a los Beatles, y ni Paul ni John mostraron mucho interés en complacerlos. Solo George entregó un par de canciones hechas sin muchas ganas, completando los Beatles el soundtrack con canciones anteriores y otras descartadas de anteriores discos.

You Know My Name, Look up the Number: Cada vez que escucho esta, me queda la impresión de que los Beatles solamente se estaban divirtiendo haciendo una canción lo más ridícula posible. Tal vez fue un día que no tenían nada que hacer en el estudio. A la disquera tampoco le pareció gracioso publicar la canción, y la tuvo guardada por un buen tiempo, hasta que no le quedó otra opción como lado B del single “Let it Be”, y porque al momento de publicarla los Beatles ya estaban separados y no querían grabar otra canción. La disquera ni siquiera se molestó en pasar la canción a sonido stereo, y fue publicada en monaural.

Flying: Otra canción grabada con ánimo de perder el tiempo, esta vez para la película “Magical Mistery Tour”. Les salió tan mal que nadie quiso hacerse responsable de ella, y fue firmada por los cuatro integrantes del grupo. En la propia película, formó parte de la escena más criticada de la misma, y eso ya es decir bastante.

Wild Honey Pie: Esta es la prueba de hasta Paul McCartney puede hacer canciones malas. Otro experimento durante las sesiones del “Album Blanco”. Por lo menos esta tiene el mérito de la brevedad. Es tan mala que casi se queda fuera del “Album Blanco”, y fue salvada (es un decir) por el propio Paul, que la quería como referencia a su canción “Honey Pie” que está más adelante en el disco.

- ¿Sólo seis canciones?
- Soy crítico pero no fanático…

viernes, 10 de septiembre de 2010

The One after 909

Hoy es el 10-09, es decir, el día después del 9-09. Para todo beatlemaniaco que se precie, esto significa que es el one after 909. No puedo entonces dejar escapar la ocasión para poner este vídeo de los Beatles con la canción que da título a este post.

El vídeo es parte de la película "Let it Be", y personalmente, también es la canción que más me gusta, donde se ve a los Beatles como lo que siempre fueron: un grupo musical que se divierte cuando tocan juntos, y que pueden hacer magia en cualquier lugar. Una azotea, por ejemplo.

Vemos también parte del tumulto que crearon cuando decidieron, sin previo aviso, hacer un concierto en la azotea de los estudios de Apple, y a los policías que tratan de poner orden en la multitud que se va congregando para escuchar la última presentación en directo de Los Beatles. Noten que ninguno de los policías hace caso a las cámaras que los filman. Otros tiempos, sin duda.




La canción se refiere a las líneas de tren de Londres. y habla de tomar no la línea 909, sino a la que le sigue. Como no encontré una traducción en español decente en internet que tomara en cuenta este detalle, me decidí a hacerla yo mismo, la que dejo para los que quieran saber qué demonios quiere decir la canción:

Mi chica dice que está viajando en la que sigue a la 909,
Le dije, muévete cariño, yo estoy viajando por esa línea.
Le dije "muévete" una vez, "muévete" dos veces,
Vamos, nena, no seas fría como el hielo.
Dice que está viajando en la que sigue a la 909.

Le rogué que no vaya, y se lo pedí de rodillas,
Tú sólo estás jugando, estás jugando conmigo.
Dije "muévete" una vez, "muévete" dos veces,
Vamos, nena, no seas fría como el hielo.
Dice que está viajando en la que sigue a la 909.

Tomé mi bolsa, corrí a la estación,
El boletero me dijo "tienes el destino equivocado".
Tomé mis bolsos, corrí derecho a casa,
Entonces me di cuenta que me había equivocado de número.

Mi chica dice que está viajando en la que sigue a la 909,
Le dije, muévete cariño, yo estoy viajando por esa línea.
Le dije "muévete" una vez, "muévete" dos veces,
Vamos, nena, no seas fría como el hielo.
Dice que está viajando en la que sigue a la 909.
Dice que está viajando en la que sigue a la 9-0,
Dice que está viajando en la que sigue a la 9-0,
Dice que está viajando en la que sigue a la 909.

Feliz one after 909.

lunes, 30 de agosto de 2010

Mi Blogday



Sin fanfarrias, sin reuniones aparatosas (producto de mi miedo a que los demás sepan lo aburrido que soy en persona) y sin mayores pretensiones, me integro este año al "día del blog" o "blogday", como se desee llamarlo.
En virtud a las reglas de este jueguito, recomendaré 5 blogs de gente a la que no conozco (en realidad la gente con la que frecuento ni siquiera sabe lo que es un blog, y aquellos conocidos míos que tienen un blog se cuentan con los pulgares de una mano). En realidad, los blogs que recomiendo los pueden encontrar en la barra lateral de este blog. Los que verán aquí son algunos a los que la flojera me ha impedido hasta la fecha colocarlos allí. Y les invito a aceptarlos tal como son: simples recomendaciones de un tonto que anda buscando otros tontos tan tontos como él mismo:

No soy fea, soy exótica
Un blog, digamos, "femenino", pero que tiene varios posts con ingenio.

1,017 cuentos, que se dice pronto
Sitio de microcuentos, que al parecer tiene el ambicioso proyecto de escribir 1017 cuentos, de los cuales la mayoría son muy buenos, y al que sigo por la morbosa curiosidad de saber qué hará cuando llegue al cuento número 1,017.

Beatles y solistas
Uno de los más informados que he visto sobre los Beatles, y que incluye además las carreras solistas de mi grupo favorito. Para fanáticos desde el nivel 1 hasta el nivel 5.

El Mosquitero
Un blog que sigo desde hace tiempo, y que ha tenido la deferencia anteriormente de permitirme un espacio en su blog, y hacerme promoción. Esta es una parte de mi agradecimiento.

Frases robadas
El último de la lista es el último de mis descubrimientos personales. Un blog que hace del "cortar y pegar" casi un arte, porque no copia por copiar. Se nota una selección y un sentido. O sea, no piratea a lo bruto, como tantos otros blogs.

viernes, 23 de julio de 2010

Alegato para que el tonto se quede en la colina


Entre las perlas que encuentro al navegar por internet, encontré esta que parece mandada a hacer para este blog. Me sirvió para recordarme que quería tomarme unas vacaciones de este blog el primer mes de este año, y no pude por un exceso de ideas para futuros posts. El original podrán encontrarlo en este link:


Tonto, no bajes nunca de la colina.

Confínate para siempre en tu catacumba de asombro.

¡Cuidado que la colina amenaza con ser tu paraíso perdido!


Mira, tienes el apoyo de todas esas aves que nacieron de tu delirio.

Es imprescindible que no exista diferencia

entre el horizonte y tus ojos,

que tu huella sea otra revelación de la lluvia.


Tonto, te has ganado ese reino

por ti mismo construido.

Escucha, príncipe de tu propia altura,

si bajas de la colina

te pondrán la camisa de fuerza,

para convertirte en mero espectador…

-¿Quiénes?

-¡Nosotros! –tu estirpe- los verdaderos tontos,

porque bajamos de la colina;

y ahora, desde esta platea,

el cielo es sólo un rostro gris.

domingo, 25 de abril de 2010

intoxicación de Beatles

Esta semana me desperté con una sensación rara en la cabeza. No podía definir bien lo que sentía, pero los demás notaron sospechosos cambios en mi carácter. Saludaba a los demás con un "Good Day, Sunshine", al despedirme no sabía por qué decían Adiós y yo decía Hola. No tenía ganas de nada. "I'm So Tired", era mi respuesta cuando alguien me preguntaba lo que me pasaba. El fin de semana fui a la iglesia, a la misa del Padre McKenzie, y ví a Eleanor Rigby recogiendo el arroz de una boda que acababa de terminar. Me quedé como un hombre sin lugar, sentado sobre mis planes sin lugar, hechos para nadie.

El lunes fui a la consulta del Dr. Robert. Al llegar reconocí a la recepcionista. Su nombre era Magill, se hacía llamar Lil, pero todos la conocían como Nancy.
Nunca me han gustado los consultorios, pero ese día la espera se me hizo insoportable. A mi lado un hombre reclamaba su cita. "I am the Eggman" repetía. Tuvo que esperar a que atiendan a Rocky Racoon, que había llegado herido de bala. "Es sólo un rasguño", decía. Otro paciente salió diciendo "Yo sé lo que es estar muerto".
Cuando el doctor al fin me atendió, solamente podía decir "Help, I need somebody"

Después de examinarme, me preguntó "A usted le gustan los Beatles ¿Verdad?". A mi rostro de sorpresa, contestó: "No lo niegue, todos tienen algo que esconder, excepto yo y mi mono. Usted tiene una intoxicación de Beatles. Ha estado escuchando demasiados discos de los Beatles y eso le ha afectado."
- Eso no puede ser, yo no soy de esos fanáticos...
- Sólo responda ¿Qué es lo que ve cuando apaga la luz?
- No le puedo decir, pero sé que es mío...
- ¿Se dió cuenta? Pero no se preocupe, eso está pasando mucho en estos días. Este mes ya he tratado a una morsa y a una cebolla de vidrio.
- ¿Y esto tiene cura, doctor?
- Normalmente, recetamos una semana de reposo en silencio, pero usted parece tener un caso fuerte. Si no actuamos pronto, usted puede terminar en la India tocando un ukelele. Necesita un tratamiento de shock...
Mi rostro desencajado hizo todas las preguntas que no salían de mi boca.
- En primer lugar, elimine las manzanas de su dieta. Dedíquese a otras cosas en vez de escuchar música. Y si no puede resistir el síndrome de abstinencia Beatle, use uno de estos.
Era un USB.
- ¿Qué es esto?
- Es un USB de 1 GB. Necesitará ponerlo en su reproductor cuando sienta que no puede resistir la necesidad de escuchar a los Beatles.
- ¿Y qué contiene? ¿Mensajes subliminales? ¿Grabaciones al revés?
- No, contiene la colección completa de los discos de Ringo Starr. Le aseguro que escucharlos le curará de su enfermedad.
- ¡No! ¡Cualquier cosa menos eso! ¡Le prometo que dejaré de escuchar Beatles desde mañana!
- Mañana nunca se sabe... Lléveselo y veremos como sigue la próxima semana...

Después de varios días, I feel fine. Ya no me siento tan mal. Me tomo el tiempo para cosas que no eran importantes ayer. Me he dedicado a jugar con piezas de lego para distraer mis pensamientos.

Y cuando pongo música, las notas de "Back off Boogaloo" o "Stop and take your time to smell the Roses" me alivian de mi adicción.

Good Night.

martes, 23 de febrero de 2010

Los 10 discos que te llevarán al cielo

Hace ya varios días, el diario oficial del Vaticano, L'Osservatore Romano, publicó una lista de "Los 10 discos para llevar a una isla desierta". Este tipo de listas siempre aparece por algún lugar: Lista de libros, películas o videojuegos que llevar a una isla desierta, que es lo mismo que decir un ranking de lo mejor del mundo. Aunque en una isla desierta no parece haber muchas posibilidades de llevar una biblioteca, reproductor, o consola nintendo, y aún sabiendo que ninguno de los protagonistas de la serie "Lost" ha hecho uso de alguna de estas listas, el ejercicio sigue teniendo popularidad. He aquí la lista, por si alguien desea cupo en el vuelo 815 de Oceanic Air:

  1. Revolver (The Beatles)
  2. If I Could only Remember my Name (Davis Crosby)
  3. The Dark Side of the Moon (Pink Floyd)
  4. Rumours (Fleetwood Mac)
  5. The Darkfly (Donald Fagen)
  6. Thriller (Michael Jackson)
  7. Graceland (Paul Simon)
  8. Achtung Baby (U2)
  9. (What's the Story) Morning Glory (Oasis)
  10. Supernatural (Santana)

Vamos, la lista tiene su merito, y es buena. Yo tal vez habría incluido "Tapestry" de Carole King, y "Band on the Run" de McCartney, ya que estamos en esto.
Para entendernos, esta lista es real, aunque parezca chiste. Claro, uno ve a los Beatles en primer lugar y piensa ¿No había dicho Lennon que eran más famosos que Jesucristo? ¡Y pocos meses antes de la publicación de "Revolver"! Ahora tal vez podemos considerar esta lista como una suerte de perdón divino.
Otras elecciones discutibles son "Supernatural" y "Thriller", que desde el título no se ven muy cristianas, y la última con video de zombies incluido. "The Dark Side of the Moon" es otro disco que nunca se escuchará en muchas iglesias, pues yo sabido de muchos estudios religiosos que lo asocian a pactos con el diablo y posesiones diabólicas, en virtud a sus mensajes subliminales, textos al revés y demás diabólicas tretas.
Todo esto me hace pensar que es una manera de desmarcarse de las religiones fundamentalistas, lo cual me hace bastante gracia además.
Por esto es que me simpatizan más los católicos. Saben divertirse más y no se toman tan en serio. La próxima vez que vaya a misa ya sé que llevar en mi reproductor MP3 si es que el sermón está muy aburrido.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...