miércoles, 20 de febrero de 2013

El regalo de San Valentín



Llega el día de San Valentín y hay que regalar algo, ya sea por presión de los medios publicitarios, porque todo el mundo lo hace, para olvidar que el resto del año no se ha regalado nada, o simplemente porque se espera que uno lo haga. De cualquier modo, hay que salir a la calle a buscar algo, revisar las ofertas por internet, y preguntar a todos los conocidos si alguien sabe algo o tiene una buena idea de regalo.
Aun así, hay dificultades en el camino. He recibido hace unos días la carta previa avisando que no quiere que pase lo de los años anteriores. Maldita memoria de las mujeres, pienso al leer la última frase de la carta, que suena como una amenaza mortal: ¡NO MÁS PELUCHES! Ya me suena eso conocido al leerlo poco después como mensaje de texto, luego escucharlo como llamada telefónica y después personalmente al encontrarnos en el almuerzo. Siento un poco de pena por la tienda de peluches cerca a mi casa, que me tiene como a uno de sus mejores clientes y que este año no podrá pagar el colegio de sus hijos por culpa de esta prohibición.

Empiezo a pensar ahora en qué es lo que les gusta a las mujeres. ¿Peluches? No, eso me lo acaban de prohibir. Estoy seguro que no podré recurrir tampoco este año al lugar común de decir que la intención es lo que vale. Recuerdo esa vez que intenté escudarme en ese dicho y mi único regalo fue precisamente eso: una intención. La respuesta me duele aún en la mejilla cada vez que me río.

Sigo intentando ¿Peluches? Sería una buena idea si no fuera porque creo que algo me han dicho que no quería peluches o algo así. Los chocolates, el otro medio socorrido por los hombres con falta de imaginación, me causa miedo desde aquella vez en que le llevé unos bonitos chocolates en forma de corazón y la vi comerlos con tal avidez que me pareció una aterradora metáfora ver a una mujer destrozando y devorando el corazón de un hombre sin remordimiento alguno.

Debe haber otra forma de regalar a una mujer. ¿Peluches? Creo que no es una idea muy buena. Creo que algo me mencionó sobre que no quería peluches. Tal vez un ramo de flores. La florería, que está en temporada alta me desanima al querer cobrarme por un ramo de rosas como si quisiera venderme el jardín entero. Además, el tiempo en que he estado dudando ha hecho que ya todos los ramos estén reservados. Solo quedan algunas margaritas sueltas en mal estado. Descarto la idea.

Empiezo a pensar si no sería mala idea comprarle un peluche. ¿No me había dicho algo sobre los peluches? No puedo recordar si es que me había dicho si le gustaban o es que quería uno. También podría ser un perfume. Me asalta la duda si es que no pensará que sea una indirecta y que crea que yo opino que huele mal y necesita un perfume. Veamos: Jennifer Lopez, Shakira , Emma Watson, Kate Winslet. Todas las estrellas de moda parecen tener su propio perfume. El único perfume que está dentro de mi presupuesto es el de Amy Winehouse, que parece que ya está un poco pasado porque huele a borrachera rancia. No sé si es porque Amy Winehouse ya está muerta hace tiempo o porque el perfume representa la vida agitada que vivió.

La hora se acerca y tengo que tomar una decisión. Compraré un peluche. Al pagar, siento una sensación extraña. Creo que ella mencionó algo sobre los peluches, pero no puedo recordar exactamente qué fue. Bien, una vez pagado y envuelto el regalo, me dirijo a nuestra reunión.

 Nuestra reunión no fue para nada como yo lo esperaba. En realidad, todo fue bien hasta que ella abrió el regalo. Allí empezaron los gritos, la histeria, y el pobre peluche volando en línea recta hacia la ventana más próxima. Yo solo pensaba en que no entiendo a las mujeres. Con todo lo que he pasado para encontrar un buen regalo ¿Cómo quiere que me acuerde que me dijo que no quería un peluche? Al salir del restaurante, me puse a reventar todos los globos en forma de corazón que encontré en el camino. Sí, esto también tiene valor como metáfora. 

2 comentarios:

  1. El post es una pasada! Totalmente de acuerdo los peluches ya es un regalo tan tópico que incluso se aborrece jajajaja, un besazo

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...