sábado, 30 de abril de 2011

Si Dios fuera peruano


Ser Dios no es fácil. Hay que estar en todas partes. Si alguien te pregunta algo, tienes que saberlo todo, y hay que ver la de tonterías que pide la gente. Claro, se es todopoderoso, pero eso no significa que uno siempre tenga ganas de hacer las cosas.
Por eso me molesta siempre cuando la gente le echa la culpa a Dios de las cosas en que nosotros mismos nos hemos metido. ¿Guerras? ¿Calentamiento global? ¿No clasificamos al mundial? Dejemos de pelearnos con el vecino, no hagamos tanta basura y practiquemos pegarle a la pelotita en vez de estar criticando a Dios olvidando que nos dejó este mundo para cuidarlo y no para arruinarlo.
Otra cosa que decimos siempre que, contra todo pronóstico, nos sale algo bien, es que Dios es peruano. Así que, para desmentir esa idea, me puse a pensar qué hubiera pasado en el mundo si es que efectivamente Dios fuera peruano. He aquí lo que salió durante la creación del mundo, lo que hizo Dios durante esos días:

El primer día se la pasó durmiendo, pensando en lo aburrido que es el trabajo.
El segundo día se levantó, pero se la pasó si hacer nada lamentando todo el trabajo que había que hacer, y pensando si no habría una forma más fácil de hacer todo esto.
El tercer día por fin puso manos a la obra, aunque sin ganas. Al fin y al cabo, nadie va a venir a supervisarlo.
El cuarto día sigue trabajando sin mucho entusiasmo. Al primer problema que encuentra, se detiene completamente pensando que ya no podrá terminar y que mejor deja todo como está.
Al quinto día repara el problema, pero se da cuenta de lo mucho que le falta, y eso le quita ánimos para seguir. Interrumpe el trabajo y se pone a leer una revista. La encuentra tan entretenida que cuando se da cuenta ya ha perdido otro día de trabajo.
El sexto día al fin toma conciencia de todo el tiempo perdido y lo mucho que falta por hacer, así que trabaja como loco, haciendo todo a la apurada y dejando que muchos de los problemas se resuelvan solos. Cuando le toca hacer al hombre ya es bastante tarde, y falto de inspiración para hacerlo de una forma original, decide hacerlo a su imagen y semejanza. Termina tardísimo.
Al séptimo día se levanta tarde y avisa a todos los ángeles que ha estado trabajando toda la semana como un burro, así que se va a tomar el día libre, y que no lo fastidien mientras descansa.

Moraleja: Dios no es peruano, así que ponte a trabajar, nomás.

2 comentarios:

  1. No entendi, porque al final con lo de los defectos y lo de la imagen y semejanza termino pareciendo que dios Si Es peruano.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...