viernes, 31 de julio de 2009

El Cuy es Peruano


Uno de los animales típicos del Perú es el Cuy. Claro, no es tan glamoroso como la vicuña, ni tan fiel servidor como la llama, ni útil como la alpaca, ni siquiera despierta el respeto del cóndor o incluso del malhumorado guanaco. Pero es nuestro, aunque muchas veces sea ninguneado a la sombra de otros animales como el gallito de las rocas, o el oso de anteojos. Tampoco lo veremos en la lista de animales en peligro de extinción, como casi todos los anteriormente mencionados, y por la misma razón, queda fuera de todos los documentales aquí o en el extranjero. Pro es tiempo de reivindicarlo y darle el lugar que merece dentro de la fauna propia de nuestro país.

Es que el cuy se empieza a poner de moda. Primero fue un comercial de TV que nos presentaba al "Cuy Mágico", que hablaba como Yoda y prestaba plata al necesitado. Ahora, ya tiene su propia película de Disney, que se ha estrenado por acá.
Y ahora que la película sobre los cuyes está en los cines, me entero que en otros países se les llama "Conejillos de Indias". Aunque este término lo he escuchado antes en otros filmes, siempre referido a animales que se crían en laboratorios para los malvados propósitos del científico loco de turno (ver "El Profesor Chiflado" con Eddie Murphy), siempre había creído que se refería a los hamsters, y nunca lo había relacionado con nuestro serrano y folklórico cuy.
Viendo esa película, a nosotros los peruanos nos parece extraño ver a los cuyes fuera de su entorno habitual. Al igual que yo, a muchos compatriotas les resultan ajenos los laboratorios como lugar de residencia del cuy. Para nosostros, el habitat de los cuyes es el corral de muchas casas de pueblo joven o de las ciudades de la sierra, de donde salen únicamente para convertirse en el plato fuerte de nuestras cuyadas bailables, acompañados con una chicha de jora o cerveza a razón de una caja por comensal.

El cuy es parte, como dije antes, de nuestro folklore nacional. Todos tenemos a algún conocido (o nosotros mismos) que cría cuyes en un corral o en la azotea de su casa, hasta que la rápida reproducción de estos bichos - se multiplican con entusiasmo, dicho sea de paso - obliga la organización de una "cuyada bailable" con ocasión del bautizo, matrimonio, o la ocasión más a la mano en el momento.
El uso del cuy como ingrediente culinario, también es algo que nos identifica como peruanos. He sido testigo varias veces de cómo, cuando a un extranjero se le ofrece un plato con cuy, es decir, un plato en el que el cuy aparece completito, con cabeza, cuerpo y extremidades, el extranjero en cuestión mira para otro lado, se hace el que no vió ni escuchó nada, y pone pies en polvorosa. Si el invitado es mujer, por el contrario, expresa claramente sus sentimientos:
- ¡Aghhhh! ¡Parece una rata!

Bueno, a decir verdad, esta no es una prueba infalible para demostrar la peruanidad de alguien, pues muchos peruanos nacidos en la costa expresan semejantes reservas a comer un plato de cuy.

También el cuy tiene sus propiedades místicas. Es utilizado por los chamanes, brujos y curanderos para extraer el mal de las personas en la "limpia" o "pasada de cuy". Cuando alguien se siente con mala vibra, le duele el alma o cree que las fuerzas del mal le atacan, acude a su curandero de confianza para que este le pasee un cuy por todo el cuerpo, acompañando el proceso con ciertas oraciones infalibles para sacar los males. Así, todas las malas vibraciones son absorbidas por el cuy, que funciona como una esponja de todo lo malo que tenga el paciente. Lo malo es que con tanta mala vibra y cochinada que absorbe del paciente, el pobre cuy, que en principio no tenía nada que ver en el asunto, termina pagando el pato por las culpas de alguien a quien no conoce. El paciente, feliz y limpio, se va del consultorio dejando, aparte de la tarifa establecida, un cuy que es sacrificado por el curandero para verificar que tiene las entrañas negras (el cuy, no el curandero) por tanta maldad que llevaba encima el que se acaba de ir.
Otro territorio propio del folklore peruano es el "Cuy de tómbola". Este es, para el que no lo conoce, una diversión que aprovecha el carácter nervioso y asustadizo de nuestro roedor. Se trata de colocar un número de cajas numeradas en un circulo, y soltar al cuy en el centro del mismo, apostando al número de la caja al que correrá despavorido para refugiarse. De allí sale también el peruano dicho de "estar más perdido que cuy en tómbola"

Como vemos, el cuy es parte innegable de nuestras costumbres, y cuya peruanidad no había puesto en duda nunca. Por eso me parece extraño ver en dicha película que se les llama (en la versión en inglés) "Guinea Pigs" que vendría a ser "Cerdos de Guinea". ¿Alguien sabe de donde salió este nombre? Mírenlos bien. ¿Parecen cerdos acaso? ¿Por medio de qué mágica operación se trasladó su origen desde las montañas andinas de nuestro país hasta la lejana África? ¿Es otra muestra de la suprema ignorancia de los gringos a todo lo que no sea su propio país?

Ahora que estamos con la resaca patriótica después del 28 de Julio, hagamos una campaña para recuperar la nacionalidad del Cuy. En esto lamentablemente, estamos solos, pues los extranjeros que vienen a nuestro país se niegan sistemáticamente a probar un picante de cuy o un cuy chactado que el dueño de casa amablemente ofrece. Por alguna razón, parecen relacionarlo con las ratas. ¿Habrá sitio en nuestro escudo para poner un cuy?

18 comentarios:

  1. el cuy y el pishco son peruanos duelale a quien le duela

    ResponderEliminar
  2. jajaja, se comen las ratas. seguramente no tienen mas que comer

    ResponderEliminar
  3. muy buena tu publicacion , me mate de la risa con lo del curandero, de hexo que tenemos q valorar lo nuestro y porfavor saca el comentario de ciertas personas ignorantes q no merecen tener un espacio de comentarios por aqui...

    ResponderEliminar
  4. tengo un cuy k es precioso no me lo comeria x nada del mundo son tan lindo nose komo los peruanos se lo pueden comer :S

    ResponderEliminar
  5. Lo que pasa es no nos agrada comer a alguien que conocemos. Sea cuy, conejo, gallina o cualquier animal de corral. Me pregunto que pensarías de un buen bife a la parrilla si que dijeran algo así como: "Este toro se llamaba Patizambo, y lo hemos criado desde chiquito en nuestra hacienda, lo queríamos mucho".

    ResponderEliminar
  6. Me gusto mucho leer esto, estoy muy orgullosa de ser peruana y de comer un rico cuy. Difundamos mas nuestra maravillosa cultura.
    Karmen Said.

    ResponderEliminar
  7. Felicitaciones por esta publicacion.
    Karmen Said.

    ResponderEliminar
  8. Hola
    Muy interesante el post
    Yo leí que los cuys son originarios de América del Sur.
    Cuando llegaron los españoles lo llevaron a Europa y tomó el nombre de conejillo de "Indias" (América) o cobaya, más tarde llegó a África, a Guinea, y desde allí pasó a Inglaterra donde se le conoció como Guinea Pig (igual que en EEUU)
    El cuy mágico es increíble!

    ResponderEliminar
  9. hola, soy de SANTIAGO, de CHILE

    y tengo .. bueno.. tenia 2 cuy... (ahora tengo 15)... y los encuentro muy geniales, y claro
    son andinos, originarios en PERU, y al igual que ustedes, me da pena... que sea tan mal mirado, es una de las maravillas que peru ofrece al mundo, y para serles sincero, yo nunca he comido cuy... pero el dia que me pongan un plato en la mesa... con GUSTO lo comeria, siempre y cuando, el cocinero me asegure que fue criado para eso...

    muy buena publicacion...

    y bueno, como soy chileno, y era de esperarse el proximo comentario... el PISCO es chileno.. xD...

    no bromas, no me interesa peliar por bobadas...

    el cuy es peruano, y es lo mas lindo del mundo.....

    bye bye saludos y suerte

    ResponderEliminar
  10. separese a un niño llamado daniel orellana jajajaja

    ResponderEliminar
  11. Malditos salvajes deshumanizados

    ResponderEliminar
  12. ajjjjjj el cuy que hasco

    ResponderEliminar
  13. no se como se lo pueden comer el cuy si es asqueroso cuando veo a algien comiendolo me da gnas de bomitar

    ResponderEliminar
  14. Muy interesante este artículo.
    Definitivamente cada uno va ha tener siempre una posicion a la hora de decidir comerlo o no.
    Pero en fin es nuestro y hay que darle el valor nutritivo que tiene y aprender a comer de todo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. hola, yo soy peruano y veterinario. Me encanta comer carne de cuy en todas sus formas. Sin embargo, debo comentar que gracias a los cuyes mucha gente nos cree salvajes o primitivos sobretodo los extranjeros que dicen "como es posible que los peruanos se coman a sus mascoptas", "si se comen al cuy, también comerá perros o gatos" etc etc. Lo que ocurre es que en otros países, como Estados Unidos y España usan a los cuyes como mascotas. Incluso hay una variedad de cuy de pelo largo super cotizada como mascota. Pero en el Perú Andino nadie pensaría que el cuy es una mascota.

    Saludos

    Fernando Vélez

    ResponderEliminar
  16. Pues es una mascota que no lo dejan vivir su vida loca !!!!! ami no me gustaría que me hagan una cazuela !!! y si fuera un veterinario no me comería lo que uno vende por que nadie se lo quiera llevar Cuy

    ResponderEliminar
  17. Sigo pensando q la
    Cultura peruana es una mierda q los peruanos salvan dentro de todo pero q se coman a esos pobres cuy q ni carne tienen!!! Son unos ctm mal nacidos!!!
    Sorryyyyyyyy
    Pero somos muchos q pensamos q los
    Peruanos estan bn cagados de la cabeza maaaaaall!!

    ResponderEliminar
  18. Y si se ocupa como mascota fijate en chile argentina y varios paises del mundo! Encuentro q son tan pequeños q no vale la
    Pena comerselos .......
    Para eso vengan a chile peruanos estan invitados aaaa sorry verdad q esta lleno
    De peruanos chile!!!!!!
    Y vengan a comerse a los guarenes de aca y palomas q hay muchisimas ;)
    Enfermos de mierda!!!!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...