viernes, 30 de abril de 2010

Cómo llegar al Nirvana



- Oe, cómo vas a llegar, si ese grupo ya no existe…
Como siempre, debo aclarar lo que realmente es el Nirvana, pues la mayoría de la gente al escuchar este nombre piensa en tres melenudos mal vestidos que hacen música estruendosa y desafinada. Bueno, a mí también me hace pensar en ese grupo musical, y en especial en Dave Grohl, quien sufre también del síndrome de Paul McCartney, es decir, ser reconocido por el breve tiempo en que estuvo en su primera banda, a pesar de haber hecho mucha música notable desde la disolución de dicho primer grupo, hace muchos años ya.
Pero no, yo estaba hablando del Nirvana en su acepción del estado espiritual al que los hindúes tratan de llegar después de mucho ejercicio y meditación, privándose de todas las cosas que nos hacen la vida más fácil, y haciendo la famosa posición de Flor de Loto, que es la manera más segura de llevar a gente como yo al quiropráctico para que me armen de nuevo el esqueleto.
- Y entonces, profe… ¿Qué es el Nirvana?

Ese es el problema. Que ese estado tan elevado del espíritu no está hecho para ser descrito con palabras. Aproximándonos, debe ser la liberación de todos los deseos y sufrimientos humanos hasta llegar a convertirse en uno con el universo y con la nada también. ¿Está clarito, no? Si, ya sabía que no. Para que lo entiendan de manera más castiza, podemos decir como el Chavo del 8 cuando le daba la garrotera, es como si sintiera que se siente que no se siente nada.
Y para nosotros los occidentales, para quienes la vaca es sagrada solamente cuando sube de precio, y los ríos son sagrados pero igual les echamos basura, todo esto nos suena a cuento chino, al igual que las aventuras de Supermán, y los discursos de los políticos. Pero es verdad. El Nirvana existe, y muchos occidentales lo han experimentado por diversos caminos, aunque la sociedad se empeña en buscar excusas para no reconocerlo, temerosa de que cunda el ejemplo y la gente quede nirvaneando por ahí en vez de romperse el lomo para ganar unos cuantos billetes que nos hagan llegar a fin de mes. Como prueba y ejemplo, pongo aquí algunos de los métodos por los cuales podemos llegar a ese sublime estado, sin necesidad de adentrarnos en la siempre complicada filosofía oriental, y sin perder las comodidades mundanas que tanto nos ha costado obtener:

La contemplación televisiva
Este es el método más utilizado por gente de todas las edades. Consiste en encender ese mágico aparato que no permite entrar en contacto con seres lejanos y fantásticos, cuyas esencias nos llegan a través de las ondas etéreas. Es preferible entrar en contacto con las entidades de señal abierta, pues los programas de cable tienden a estimular sensaciones que impiden llegar al nirvana. La mejor hora para entrar en comunión con los entes luminosos es en la madrugada, cuando se emiten programas culturales, películas artísticas e infomerciales.
Se ha observado que este método permite incluso a menores de edad llegar al nirvana, totalmente desconectados del mundo exterior y en estado de gracia absoluta.

La purificación por medio del gozo degustativo
Este método precisa de mucha práctica y delicadeza, pero los resultados definitivamente valen la pena. Se trata de asistir a una suculenta comida (que puede ser en un restaurante, en el cumpleaños de un amigo o en alguna reunión) y llenarse el estómago lo suficiente como para relajar los sentidos, pero no tanto como para que ocasione una dolorosa indigestión. Con un poco de práctica se puede llegar a este punto sin sobrepasarlo, y la recompensa será la anulación de todos los sentidos, que serán reemplazados por un vacío y una semiinconsciencia que permitirá (sobre todo si lo que se ha ingerido es pescado) una trascendencia capaz de ver el pasado, el presente y el futuro. El gozo degustativo suele ser potenciado en sus efectos por un buen vinito que acelerará el proceso nirvánico.
El problema es el efecto del viaje astral sobre el organismo. Al regresar el alma a su envoltorio carnal, se produce una sensación de pesadez producto de la pérdida de ligereza del espíritu. Pero esto se soluciona con la sagrada sal de frutas o un occidental laxante.

El alimento del alma: la cultura expresada oralmente
Este método es utilizado en las llamadas “entidades culturales”, y es buscada por muchas personas que traban contacto con otros buscadores del nirvana. Se trata de asistir a reuniones y conferencias dictadas por los grandes iluminados. Se ha concluido empíricamente que la longitud del título es directamente proporcional a las posibilidades de llegar al nirvana mediante su atenta escucha. Por ejemplo, una conferencia sobre “Los efectos macroeconómicos de la globalización en un entorno recesivo y su impacto sobre el tipo de cambio en una economía parcialmente abierta” garantiza una llegada al nirvana rápida y limpia, si es que el catecúmeno ha llegado temprano para procurarse un buen asiento y si no se deja distraer por las formas de las azafatas que reparten volantes en plena conferencia.

Con estos métodos, la trascendencia del alma está asegurada, podremos limpiar nuestro espíritu y ser la envidia de los yogas que se pasan la vida mortificándose para lograr lo que nosotros, gente posmoderna y cool, logramos sin tanto laberinto.

11 comentarios:

  1. Vas a disculparme pero sí algo puedo decir es que no eres para nada tonto y este post lo demuestra.

    Otra forma de llegar al nirvana podríamos encontrarla en la gente que toma como cosaca, vieras cómo están de concentrados, quién puede despertarla de su meditación.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Mi parte racional agradece tu comentario, pero mi parte tonta está haciendo escándalo al ver que su trabajo no es reconocido por los lectores.

    Algo que me faltó también agregar es que se desconoce aún el método utilizado por muchos empleados públicos, que permanecen absolutamente ausentes del mundo exterior mientras el usuario está desgañitando sus problemas frente a la ventanilla. ¿Alguna idea?

    ResponderEliminar
  3. se que este parrafo va de coña pero el nirvana no tiene nada que ver con el hinduismo sino mas bien con el budismo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. En mi defensa solo puedo decir: ooops!

    ResponderEliminar
  5. iep!!

    me sumo... yo llego al nirvana mediante los actos de defecacion... que algunos consideran impuros, peeero a mi me parecen las experiencias mas misticas en las que puede creer un occidental.

    yo tb soy tonta xDD

    ResponderEliminar
  6. No he entendido nada de este articulo, es demasiado complejo, hay algun lugar donde expliquen qué es el Nirvana de una forma mas tonta y sencilla?

    ResponderEliminar
  7. el nirvana simplemente es un lugar o un estado mental en el cual la persona deja atras todos los deseos y ataduras al mundo terrestre osea si lograras alcanzar el nirvana seria un lugar de paz inmensa donde no hay ni bien ni mal, ni luz ni oscuridad, solo paz y tranquilidad para tu espiritu.
    bueno asi me lo imagino yo xD

    ResponderEliminar
  8. soy de guatemala y el comentario
    de arriba es mio xD!!!

    ResponderEliminar
  9. ojala pudieras visitar mi blog, se trata de mi propia experiencia con algo que no tiene explicación para mi, simplemente la mejor experiencia que me cambio la vida, no me avergüenza decir que utilice LSD, no me arrepiento y probablemente lo haga de nuevo, por cierto de vez en cuando me gusta meditar después de haber fumado cannabis, creo que logre adentrarme en tus simples palabras, y pude comprender "el punto de todo eso"


    http://shuiibarish7.tumblr.com/
    http://www.facebook.com/edgar.lambaren

    pd. Espero tener una charla contigo

    ResponderEliminar
  10. Una pregunta... La musica te puede ayudar a llegar a este estado?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se dice que ciertos reggaetones han anulado el cerebro a muchas personas, y que escuchar mucho a arjona puede dejar catatonico, pero no ha podido demostrarse. Yo estoy haciendo experimentos con la vuvuzuela, pero los vecinos no me dejan proseguir con mi investigación. Te mantendré informado.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...