viernes, 10 de abril de 2015

La moneda


- ¿Qué estás haciendo?

Vero estaba hurgando en su monedero. Sacaba monedas, las observaba, las limpiaba y dejaba a un lado.

- Oye, ¿no me escuchaste?
- No, esta no me gusta -susurraba para sí Vero- mmm... esta está vieja. No, no, esta tampoco.

Vero abrió el cajón, sacó una cajita de madera y una pequeña llave, giró la cerradura a la izquierda y abrió la alcancía. Corrió a la cama y regó todas las monedas sobre la sábana turquesa.

- Ven, ayúdame a separar las monedas.
- ¿Para qué? No entiendo lo que estás haciendo.
- Necesito ver todas las monedas de 10 centavos que tengo.

Empezó a sacar las moneditas de 1 centavo, habían bastantes. Algunas de 25 y un par de euros que le había regalado su hermano.

- No, ninguna me sirve.

Volvió a meter todas las monedas en la alcancía, la cerró con llave, agarró su bolso y salió del cuarto.

- ¿A dónde vas?

- A la tienda - gritó Vero- necesito encontrar la moneda más bonita de 10 centavos.


¿Qué es lo que hace que una historia me guste? Hasta ahora no tengo una respuesta precisa. Hay historias simples, como esta, que cautiva mi atención y me hace incluirla aquí, sin razón alguna, o solamente por mi gusto. Este pequeño cuento lo encontré aquí: http://minicuentos.blogspot.com/2010/06/la-moneda-mas-bonita.html

1 comentario:

  1. No es un cuento que me llamara demasiado la atención pero me agrada, es corto pero interesante.
    Te mando un abrazo enorme y gracias por compartirlo

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...