miércoles, 20 de marzo de 2013

Un minicuento y uno con trampa


Agua mansa
Era una persona tranquila. Nunca hacía daño a nadie. No hablaba mucho, y cuando lo hacía, su hablar era pausado y sin prisa, aunque no conversaba mucho. Su reserva sobre su vida hacía temer a los demás que escondiera un terrible secreto, aunque la verdad es que no tenía nada que contar. Nunca destacaba, no daba opinión ni se metía en los chismes de la oficina. En las reuniones, a las pocas que asistía se mantenía en un rincón, apenas respondiendo a los saludo. Curiosamente, esta situación no causaba pena en los asistentes, sino miedo. Aquellos que lo rodeaban se alejaban de él, presas del temor al terrible día en que llegara con una ametralladora y los matara a todos.

...

Situación difícil












-          ¿Qué fue eso?
-          Un silencio incómodo.

1 comentario:

  1. el primer cuento es comprensible

    el segundo, no entendi

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...