lunes, 21 de enero de 2013

Erase un amor


Erase un amor diabético. Un amor que necesita de vez en cuando insulina para no caer, y que a pesar de todo, desmaya una que otra vez. Un amor al que se tiene que cuidar, que toma edulcorante artificial porque el azúcar le puede hacer daño.

Erase un amor ajedrecista, preocupado por la mejor apertura, planeando siempre las próximas jugadas y las posibles respuestas del oponente. Un amor donde la reina es la más poderosa, pero que acabará inevitablemente si cae el rey. Un amor con blancos y negros, planes de ataque, enroques sorpresivos y jaques.

Erase un Hamor. Un amor con fallas ortográficas. Un amor inculto, inexacto, descuidado. Un amor al que le falta aprender, que no aprendió las lecciones. Un amor con una letra de más que no necesita.

Erase un amor gerencial, consciente siempre del estado de pérdidas y ganancias, del debe y el haber. Un amor con estrategias de negocios, plan de mercadeo, público objetivo y objetivos anuales. Un amor que mide su rendimiento con gráficos de desempeño. Un amor que al final del ejercicio contable puede decidir cambiar de estrategia o incluso de rubro.

Erase un amor deportivo. Siempre compitiendo, pensando en el campeonato. Un amor que entrena para el fin de semana, practicando jugadas y estrategias. Un amor con director técnico, barras y un campo de juego. Un amor donde el propósito es derrotar al oponente, infringiendo las reglas cuando el árbitro está distraído.

Erase un amor copia pirata. Obtenido clandestinamente. Se nota que está hecho con mala calidad, aunque quien te lo dé jure y rejure que es igual al original. Lo usas aunque sabes que no es el verdadero. Al fin y al cabo, es mucho más barato y servirá por un tiempo antes de descomponerse. Algunas personas al verlo se dejan engañar, pero tú sabes la verdad y sientes algo de vergüenza al usarlo.

Y érase un amor tonto, un amor que no aprendió nada de las experiencias pasadas. Un amor torpe que anda tropezando con todo, pero que continua a pesar de lo que lo dice la gente, un amor al que no le importa si es correspondido o no. Un amor expuesto a las burlas de los demás. Un amor que espera que leas este post.

2 comentarios:

  1. Un amor con una letra de más que no necesita.
    Que bella frase

    ResponderEliminar
  2. me quedo con el hamor de fallas ortograficas... y con el comentario de arriba!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...