martes, 25 de agosto de 2009

Un grito en medio de la soledad de la muchedumbre

Yo sé que existe justicia en este mundo. He vivido lo suficiente para aprender que no importa lo que pase, al final los justos recibirán su recompensa y los malos arderán para siempre en el infierno. Yo sé que la justicia humana tiene las fallas propias de los imperfectos seres que somos. La justicia divina es infalible y justa, pero se revelará ante nosotros solamente al final de los tiempos. La justicia humana, en cambio, es rápida pero propensa a fallas, a desconocimiento completo de los hechos o a la vulgar corrupción. Sin embargo, depende de nosotros ayudar a la justicia humana. Cuántas injusticias se habrán cometido porque uno de nosotros no denunció al culpable por miedo, por cobardía o por indiferencia. No nos damos cuenta de que cada vez que permitimos una injusticia, estamos un paso más cerca de permitir que cometan una injusticia contra nosotros. Al callar, entonces, nos convertimos en cómplices. Y ya hemos tenido demasiada pasividad contra aquellos que nos han hecho daño. Ya hemos permitido demasiado. Esta ha sido la última vez. Por fin la gente se da cuenta de su poder. Aquellos que se creían tan seguros se dan cuenta de lo que podemos hacer. Y empiezan a temer. Tal vez nos amenacen, pero ya es demasiado tarde. Nos volvemos cada vez más fuertes. Solamente había que alzar la voz. Y el grito que nace en mi garganta será el inicio de una nueva era, porque esta vez acompaña a mi grito el de miles de personas más:
ESO FUE PENAL!!!!!!

2 comentarios:

  1. Dios pero que reales palabras. Justo momentos antes escribia yo esto y ahora esto?....GRACIAS...
    Mi nombre?... Ya no importa, y para quienes creen conocerme realmente?, no creo que me conozcan lo suficiente. Hoy es una noche como una de tantas, donde la soledad y el abandono de los que dicen llamarse mis amigos o hermanos en Cristo no estan por ningun lado. Grito en lo profundo de mi corazon y decesperadamente doy un grito de decesperacion, desgarrador, agoviante, lleno de temor, lleno de dolor, pero no, no hay nadie ahi. Y como siempre se que hay una mirada desde muy lejano pero a la vez tan cerca y dentro de mi, es la mirada y la voz del Espiritu Santo que me habla, me consuela y me apapacha diciendome; “No!, no estas sola, Yo siempre he estado aqui pero no haz querido escucharme, yo al igual que tu haz anhelado una caricia o un susurro de un ser amado, he estado esperando el momento de que me busques, Yo te deceo, Yo te anhelo”. Y es justo en ese momento que lagrimas gruesas brotan por mis mejillas y mi alma se desgarra al darme cuenta cuan ingrata he sido con el, con mi amado. Hablo con El, El me escuche detenidamente sin iterrupirme, sin juzgarme. Con una suave brisa acaricia mi rostro y seca mis lagrimas. En ese momento prendo el computador como tratando de olvidar por un momento mi dolor y ahi El me habla y me dice: “Detente”… No temas!...Que aunque los vientos son contrarios Yo estoy contigo, no te he dejedo, Yo estoy contigo, Yo soy el poderoso. Aunque las fuerzas creas perder no te rindas yo estoy contigo. Tu no estas sola, yo estoy aqui contigo, no te he dejado, Yo soy tu abrigo…YO SOY EL TODOPODEROSO”.
    Lloro, lloro pero ya no mas de tristeza sino ahora de alegria, pues el ha cambiado una vez mi lamento en baile.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por las inmerecidas palabras. Pero debes cuidarte de quien las dice, en este caso un perfecto desconocido a quien sin duda encontraste, navegando sin rumbo fijo por la red. Estas que escribo son simples ideas sin pies ni cabeza que mi cerebro atrapa al azar. No pretendo convertirme en guía de nadie, que muy mal lazarillo sería. Toma lo que se escribe aquí como vanos intentos de alguien al que cada vez que quiere escribir algo trascendente, las ideas se le tuercen en el camino, convirtiéndose al final en meros chistes.
    Por favor, no me hagas sentir responsable de lo que tu alma siente, ya que eso me obligaría a escucharte y aconsejarte, tarea que definitivamente esta fuera de mis posibilidades. Todo lo que yo pueda decir probablemente ya lo sabía tu corazón y... tú sabes lo demás...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...