miércoles, 18 de marzo de 2009

Películas Musicales

Hace poco, conversaba con mi sobrina más pequeña (cosa que trato de hacer con cierta frecuencia como una manera de mantenerme tonto), y me contaba con entusiasmo de que había ido a ver la película de los Jonas Brothers.
- Llévame a ver de nuevo la película, tío…
- ¿Para qué, si ya la viste?
- Es que en varias partes la gente gritaba mucho y no me dejaba escuchar ni ver…

Por un segundo pensé en decirle que no iba a llevarla a ver una película que ya había visto, además de que los Jonas Brothers no es un grupo que me interese siquiera medianamente, pero me detuve al recordar que yo también fui en mi época infantil, a películas sin más mérito que la aparición de mis artistas favoritos.
También reconozco mi parte de culpa, ya que fui yo quien llevé anteriormente a mi sobrina a ver la película de Hannah Montana (lo más rescatable o menos malo fue la actuación de los Jonas Brothers, debo decir, así que mi sobrina no está tan descaminada después de todo).

El episodio me dejó pensando en las películas hechas para lucimiento de algún artista, películas que cuando se estrenaban aquí se les conocía simplemente como “La Película de (poner aquí el nombre del artista de moda)”

Recuerdo en primer lugar, cuando era niño, e hice cola en el cine para ver la película de Kiss. En ese tiempo salí contento del cine, pero años después, la volví a ver por televisión, y me di cuenta de que era una película MALISIMA. ¿Tanto puede el fanatismo?


Ahora con algo más de conocimientos musicales y cinematográficos, puedo repasar algunas de esas películas.
Primero podría mencionar aquellas que están hechas únicamente para que los fanáticos. Por regla general estas películas tienen una trama estúpida, malas actuaciones, y con suerte, algún buen número musical. En esta categoría podemos mencionar:
- casi todas las películas de Elvis Presley. ¡Qué manera de perderse toda la década de los 60s, con tantas cosas interesantes que pasaban en el mundo!
- La película de Village People. Se llamaba Can’t Stop the Music, y fue el Stop de la Music de este grupo, que no pudo sobrevivir a la debacle de esta película. Esta es otra que vi en televisión y me hizo sentir vergüenza de mi niñez.
- Crossroads, de Britney Spears, y Glitter, de Mariah Carey. Dos películas hechas pensando que sus estrellas eran capaces de vender cualquier cosa. No lo eran.


- Magical Mystery Tour. ¿En que pensaban los Beatles cuándo la hicieron? La respuesta es: No pensaban.

Otro tipo de películas es aquella en que trama es prácticamente inexistente y solo sirve para rellenar pequeños espacios entre canción y canción. Funcionan como colección de video clips.
- La película de ABBA. Película de 1977, en la mejor época de ABBA, y antes de que se le etiquetara como “música gay”. Buscando en IMDB me entero que era dirigida por ¡Lasse Hallstrom!
- Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band. Intento de opera rock con los Bee Gees y Peter Frampton haciendo covers de los Beatles.


- Give my regards to Broad Street. Paul McCartney y amigos. Sólo vale prestar atención a la música y algunos de los videos.

Otro tipo son las Películas de conciertos, donde la película se limita a mostrarnos diferentes conciertos y algunas escenas entre bastidores. Tenemos a Let there be rock (AC/DC), The Song Remains the Same (Led Zeppelin), Let’s Spend the night together (Rolling Stones), Rattle & Hum (U2) y Truth or Dare (Madonna). Aquí por lo menos los fanáticos salen contentos y se les da exactamente lo que piden. Los que no son fanáticos… no tienen interés en verla.

Por último, los documentales, que normalmente se enfocan en una gira o un concierto. Aquí es imposible dejar de mencionar la película de Woodstock, ejemplo de todas las demás. Además tenemos Shine a light (Rolling Stones, dirigidos por Martin Scorcese), The Last Waltz (The Band), No Direction Home (Bob Dylan).

Así que a mi sobrina le deberé decir que aproveche mientras puede gozar con sus ídolos viendo sus películas, más tarde podrá decidir si es que valió la pena, o si es que repitió la historia que vivió este tonto años atrás.

2 comentarios:

  1. Entre las aberraciones fílmicas que he pagado por ver tengo que reconocer que se encuentran las películas de Parchis, la de Chispita y una de Regaliz que creo que se llamaba "Buenas noches señor monstruo". Así nos hemos quedado los de mi generación....

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón. En mi país no se llegaron a estrenar en los cines la mayoría de las películas de artistas hispanos, pero entre las que llegaron al cine por aqui están las películas de Rafaella Carrá, Rebelde Way (los originales argentinos)y Magneto, por TV se llegaron a ver engendros de Luis Miguel, Alejandra Guzmán, Lucero y José José.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...