sábado, 4 de octubre de 2008

La Historia de Tonto



En aquella época lejana en que la televisión a colores era todavía un deleite para pocos, aun podíamos ver en la tarde series antiguas en blanco y negro en el canal 7. Y yo veía la serie del Llanero Solitario. Siempre me preguntaba cómo puede alguien ser solitario si siempre está acompañado de “Toro”. Más aún, cuando me enteré que su verdadero nombre era Tonto. Hoy voy a dedicar este post a uno de los personajes más incomprendidos y maltratados por el cine: Tonto, miembro de nuestro club solamente por el nombre, pero grande en sus acciones.


Allá por los años en que el hombre blanco se desplazaba hacia el oeste, las tribus indias eran desplazadas desde sus bosques y valles hacia regiones cada vez más inhóspitas. Tonto pertenecía a la tribu Potawatomi, la que era presionada por mercenarios blancos para desalojar las tierras fértiles. El más feroz de estos mercenarios, y quien hizo toda una industria del desalojo de indios fue Butch Cavendish. Cuando tenía diez años, la banda de Cavendish entró a sangre y fuego en la aldea de Pahoo-Ka-Ta Wah, que era el verdadero nombre de Tonto, dejándolo como único superviviente. Vagando desfalleciente por el camino fue encontrado por el también niño John Reid, quien viajaba con su familia a México. Pronto se hicieron amigo y Pahoo-Ka-Ta Wah llamó a John “Kemo Savai”, que quiere decir “Camisa Blanca”, por la ropa que usaba. Pero en el viaje, la caravana de los Reid fue atacada a su vez por guerreros Potawatomi, en venganza por las masacres de Cavendish. Esta vez el niño indio salvado se convirtió en el salvador, preservando a la familia Reid del ataque. Ambos niños se debían la vida mutuamente y consintieron en hacer el juramento de sangre que los convertiría en hermanos.

A pesar de ello, era peligroso para una familia blanca tener a un niño indio, y Pahoo-Ka-Ta Wah fue dejado en una misión mexicana cerca de la frontera. Allí se convirtió en un niño callado y aislado, al punto que los religiosos de la misión lo llamaron “Tonto”. Después de un tiempo, Tonto escapó a una aldea Potawatomi, donde fue recibido fríamente, pues estaba ya contaminado por el contacto con el hombre blanco. Así pues, volvió a huir y se unió a otros indios renegados que vivían del pillaje y ayudaban a otros indios a ambos lados de la frontera. En ese tiempo se enteró de que la banda de Cavendish ayudaba a un terrateniente en guerra contra los Rangers de Texas y preparaba una emboscada en el paso Bryant. En busca de venganza, fue hacia allá, pero llegó demasiado tarde. Cavendish había exterminado a los Rangers. Allí encontró apenas con vida a John Reid, quien a la sazón se había unido con su hermano Dan a los Rangers de Texas.

Los hermanos de sangre volvieron a reunirse, esta vez unidos por el deseo de venganza. Para evitar represalias, ambos decidieron ocultar sus respectivas identidades. Pahoo-Ka-Ta Wah se convirtió definitivamente en Tonto, y John se convirtió en el Lone Ranger, o el Llanero Solitario. Durante la recuperación de las heridas de John, fue Tonto quien lo adiestró en el rastreo, en el tiro con pistola, y le indicó la ubicación de la mina de plata secreta de los Potawatomi, de donde extraía las balas de plata que se convirtieron en su señal. Tonto fue también quien entregó a John Reid el antifaz hecho con el cuero de la casaca de su hermano asesinado, para recordar su juramento de venganza.

Las historias del Llanero Solitario sólo cuentan una parte de las aventuras de los hermanos de sangre. En realidad, ellos ayudaban tanto a los blancos como a los indios. Es falso que Tonto fuera tan solo el acompañante o “sidekick” del héroe. Cuando estaban en territorio indio, era Tonto el jefe del equipo y el Llanero simplemente el acompañante. Cuando estaban en las ciudades de los blancos, Tonto aprovechaba su nombre y hacia el papel de indio ignorante que hablaba un pobrísimo inglés (que hablaba perfectamente, además del español y varias lenguas indias), lo que le permitía enterarse de los planes de los blancos, que hablaban libremente al creer que no los entendía. Por su parte, John se quitaba el antifaz en las aldeas indias y se convertía en Kemo Savai, viviendo a la usanza india.

Después de muchas aventuras, lograron vengarse de la banda de Cavendish, quien fue muerto por el Llanero al negarse a rendirse, a pesar de los intentos de Tonto, quien quería llevarlo para ser juzgado por el Consejo de la Cinco Naciones Indias.
La muerte de Cavendish marcó el fin del Llanero Solitario y su hermandad con Tonto. Tonto quería mantener al Llanero en actividad, pues aunque ya habían sido vengados, las naciones indias corrían mas peligro que nunca. John Reid no solamente se negó, sino que además traicionó a Tonto apoderándose de la mina de plata de los Potawatomi, John decidió recuperar su identidad y fue a reunirse con el hijo de su hermano Dan.

Decepcionado, Tonto fue a vivir a una de las reservas indias en Michigan, de donde huyó al poco tiempo cansado de la miserable vida de los indios en las reservaciones y de las injusticias de los blancos. Sorprendentemente, decidió ir a vivir a Westchester, en Nueva York, con el fin de evitar la suerte de Jerónimo, preso en una reservación india y obligado a desfilar para los blancos. Allí moriría en la pobreza y sin reconciliarse con su antiguo hermano de sangre.

Esta es la historia. No crean lo que les cuentan en las películas hechas por los blancos que dicen que un hombre con un compañero indio sigue siendo solitario.

2 comentarios:

  1. ¿Qué "Tonto"(Toro) no es un personaje de ficción (no Historia)? Además, Pa-hoo-Ka-Ta-Wah (que era pawnee, no potawatomi) es el compañero del protagonista de Yancy Derringer, una serie western de finales de los años 50’s.

    ResponderEliminar
  2. Tienes razon en todo lo que apuntas.
    A modo de disculpa, te diré que cuando yo escribo sobre algun personaje real o literario, lo hago de la misma manera en que Pierre Menard escribio el Quijote.
    Si quieres algun detalle mas historico, me faltó agregar que Dan Reid heredo la mina de plata de los potawatomi a la muerte de John Reid, el Llanero Solitario, y con ese dinero se convirtio en un magnate de la prensa. Su hijo, Britt Reid, se convertiria a finales de los años 30 en el Avispon Verde.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...