domingo, 21 de septiembre de 2008

La reunión de los celulares


Hay sitios donde la gente esta a la moda y sitios donde la gente no lo está. Así de simple, pero hay sitios donde la gente está tan a la moda, que cruza el límite de lo sensato. Un ejemplo es con los celulares. Nuestra ciudad a veces parece una competencia de quien tiene el celular más bonito, con más funciones y de mejores colores. La competencia también está en quién usa más celulares al mismo tiempo. Un vendedor amigo mío, hace gala de la colección de celulares que lleva colgados en el cinturón:
- Lo que pasa es que este es mi celular de claro, este es el de movistar, este el RPM y este es el nextel… Además en mi bolsillo llevo mi blackberry, y este celular, que es el mío, que llevo para mis llamadas personales…

Otra de las competencias que tuve que soportar esta semana, es la de los tonos de llamada. Ocurrió durante una reunión que tuve con los directivos de cierta compañía. Al ser gente de alto rango en dicha empresa, observé caras de desagrado al iniciar la reunión solicitando que apaguen los celulares durante la presentación. Como suele suceder, los directivos siempre tienen esas “llamadas muy importantes que no se pueden perder” y nadie apagó su celular o lo puso en modo vibrador. Es que parte de la importancia de la gente es que escuchen el timbre del teléfono para que los demás sepan que es una persona muy ocupada, aunque quien llame sea la cocinera preguntando que es lo que va a cocinar.

- Señores, quiero que observen estas gráficas de rendimiento de la empresa y verán la tendencia…
Parecía que estaba logrando mi objetivo de interesar al auditorio, cuando un grito de Tarzán irrumpió en la sala:
- AAAAAAAUUAAAAAUUUAAAAAAAAA!
Uno de los asistentes contestó en voz baja el celular con tono de Tarzán sin siquiera pedir disculpas. El encanto estaba roto, y tuve que concentrarme para seguir con la exposición. Hasta que sonó otro timbre, esta vez con voz de mujer charapa:
- Oye, contesta, pues, te estoy llamando!!!!
No había acabado de retomar el hilo de la exposición cuando sonó ahora una voz infantil:
- Papito, te están llamando por teléfono!!!!
- Por favor, señores, les vuelvo a pedir que pongan sus celulares en vibrador o que los apaguen, por favor….
Me hubiera sorprendido a estas alturas que mi pedido tuviera aceptación, y por toda respuesta obtuve la música del Chavo del 8, que servía de tono para otro celular.
Después de escuchar consecutivamente la música de los locos Addams, Madagascar y el Arbolito, perdí los papeles, lo reconozco:
- ¡Por favor! El próximo que suene el celular salga de la sala para contestarlo, y si me interrumpen de nuevo, daré por terminada la exposición y…
Esta vez el celular que sonó fue el mío, con un tono de música trance. Allí acabó la reunión, pues todos aprovecharon el tiempo que me demoré en decir “llámame después, que estoy en una reunión” para salir de la sala y poder conversar y mandar sus mensajes de texto a sus anchas, algunos con una evidente sonrisa de felicidad al mirarme.
Mientras me iba masticando el fracaso de la reunión, suena el prrp prrp de un mensaje de texto llegando a mi celular:
“¡Obtén los nuevos tonos de celular para tu móvil! Ahora con nuevos tonos! Envia un mensaje de texto al #XXX con la palabra TONO” Costo US$ 0.50 incl. IGV. www.tonocelular.com”
Es una buena terapia arrojar el celular desde un tercer piso, aunque algo costosa.

2 comentarios:

  1. Gracias tonto de la colina por el link.
    Y es que como dijo una vez la gran filososofa Paris Hilton, "da igual como hablen de ti, lo importante es que hablen".
    Aunque tu comentario hubiera pegado más en este post :-)
    http://luiscapo.blogspot.com/2008/09/cuando-ser-tonto-es-un-negocio.html

    A cuidarse y a permanecer tontos...cuanto menos te das cuenta de las cosas, más feliz se es!

    ResponderEliminar
  2. Así es el fútbol.

    Eso sí, me parecen bien tontos la mayoría de sonidos que describiste. Viva el silencio!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...