domingo, 16 de marzo de 2008

El Partido del Reencuentro



Me toca ir a un reencuentro futbolístico-parrillero-alcohólico con los compañeros de la universidad. Ocasión de repasar los viejos apodos y de enterarme de en qué anda la gente de brillante futuro de hace unos años. Lamentablemente llegué un poco tarde y las urgencias del fixture hacen que los saludos y chismes se hagan durante el partido. Aquí un breve resumen de lo que pasó:

El partido se inicia entre comentarios de que más parece un torneo de sumo, por la cantidad de panzones. Yo no estoy tan mal, comparativamente hablando.

- Hola, Tiburcio!, Cuánto tiempo…
- Oye, ¿Qué te pasó, te habías desaparecido?
- Si, pues oye, qué gusto verte ¡MARCA AL GORDO, PEDAZO DE..!

Tiburcio sale de la cancha. No podemos dejar que nos metan otro gol por culpa de un bestia que distrae la marca por estar conversando.

- Yuri, Qué te cuentas…
- Aquí, pues… Me he venido con mi hijita, le dado la filmadora para que me tome mis goles… ¡Hola reinita, filma aquí!
Reinita hace una espléndida toma de Yuri mientras le cae un pelotazo en la cara. También queda registrado el tiempo en que el partido se suspende para que Yuri reciba atención médica.

- Carlos, ¿Qué pasó con tu yunta el Pollo?
- No ha podido venir, su mujer está embarazada…
- ¿Otra vez? ¿Ya cuántos hijos tiene?
- Cinco…
- ¿Qué cosa?
- Es que su religión le prohíbe usar preservativos…
- ¿Y su religión también le prohíbe tener televisión?
- Ehhh…. Creo que si…

El partido se reinicia después de que entran cambios para reemplazar a la gente que ya no sopla.

- Oe, Chapita, ¿Quién es el pelón en el otro equipo?
- ¿Cómo que quién es? ¡Es el flaco Argumé!
- Pucha! ¿Es él? Voy a meterle un planchazo a ver si se acuerda de mí…
ZUASCHHHH! - Hola, flaco, A los años!
- AUUUU, Hola, Tonto, Qué gusto verte…

- Oye, Chapita, ¿Qué le pasó a Argumé? Lo acabo de machetear y ni siquiera me mentó a la madre...
- ¿No sabes? Ahora se ha metido a la religión…
- ¡Caray! ¡Haber avisado! ¡Ahora me voy a convertir en una de las pruebas que le manda el Señor! ¡Me las va a pagar toditas!

El que sale de la cancha ahora soy yo, justamente expulsado. Pero eso no me impide conversar al borde de la cancha.

- Hoola, Javancho, ¿Qué pasa que no estás jugando?
- No, yo ya estoy pa’ la dirigencia nomás… Me lesioné ¿Sabes?
- ¿Y qué pasó después?
- Que cuando me retiré, el equipo empezó a ganar sus partidos…
El partido continua y hasta el borde de la cancha llegan los gritos que no escuchaba ya hace tiempo:
- Pu...! ¡Tanto tiempo y sigues siendo una madre con la pelota!
- Suave compadre, que desde el tercer ciclo hasta ahora tengo la marca de tu zapatilla en la canilla!
- Oe, Gilberto, pucha que eres bueno pa' fallar goles!
- Care' camión! Hazme el cambio, que ya no doy!

El partido termina. El resultado no interesa, lo que significa que perdimos, pero la revancha ya no es con la pelota, sino con el vaso. La mayoría, previa llamada a las esposas avisando “que voy a llegar un poquito tarde”.

- El próximo año hay que entrenar con tiempo, cuñao…

1 comentario:

  1. Tu blog es un bacilon, lo enkontre por causalidad cheere us tonterias Xd

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...