jueves, 18 de julio de 2013

Oración del Tonto



Hubo un tiempo en que el cielo estaba muy cerca de la tierra, y para hablar con Dios solo hacía falta levantar la voz un poco. Las cosas se trataban directamente, sin intermediarios. El paraíso, le llamaban. Pero tiempo después, el cielo se fue alejando poco a poco. La expansión del universo, ahora le dicen. Así aparecieron los que decían tener la voz más alta y fuerte para que Dios les haga caso. Poco a poco ni siquiera ellos podían asegurar que eran escuchados. Por ese entonces se trató de construir la Torre de Babel. Pero ya entonces el cielo estaba tan lejos que cuando ocurrió el desastre no estaban mucho más cerca que cuando empezaron. Nadie tenía una voz tan alta que pudiera ser escuchada por Dios. Se intentó con trompetas, con tambores, con multitudes gritando al unísono. Nada de eso parecía funcionar. Solo una mujer, por casualidad, descubrió el secreto. Hablando en voz tan baja que el sonido de sus palabras se parecía al silencio, logró ser escuchada. Aquellos que lo vieron dudaron de que ese sonido fuera escuchado hasta un lugar tan lejos como el cielo, hasta que comprendieron que Dios no escucha la fuerza de las gargantas, sino el sonido del corazón.

Aún hoy muchos no logran entender que todos tenemos el derecho a ser escuchados por Dios, incluso los tontos, que entonan una plegaria más o menos como esta:

Señor,

Dame la fuerza para mantenerme  tonto a pesar de los esfuerzos de los demás,
Sigue dándome ánimos para traer el bien y la alegría a la gente que me rodea,
Líbrame de aquellos que creen que ser tonto es soportar las injusticias sin reaccionar,
Déjame seguir siendo tonto, manteniéndome a salvo de la experiencia que amarga la vida,
Déjame seguir siendo tonto para continuar ayudando a quienes lo necesitan,
No permitas que mis tonterías, aunque bien intencionadas, hagan daño a mis semejantes,
No dejes que me acostumbre a las cosas, para ver siempre la vida como algo nuevo,
No dejes que pierda la capacidad de asombrarme, la curiosidad y las ganas de aprender,
Pero protégeme de la sabiduría que desengaña y borra la sonrisa de mi rostro,
Permíteme comprender a los demás tontos que encuentro en el camino,
Y permite a los demás comprender el valor de los tontos para mejorar su vida.

Amén.

3 comentarios:

  1. me rió como un tonto jajajajaa...

    ResponderEliminar
  2. Saludos amigo redactor de éste gran e inspirador blog y agradezco tu llamada de atención, pero mi único motivo es tener al alcance lo que leo en tu espacio y otros, en ocasiones olvido por cualquier motivo citar las fuentes de mis postéos.
    de antemano gracias

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...